Edimburgo, un paseo por el medievo

Edimburgo, un paseo por el medievo

La capital de Escocia enamora a los turistas entre sus calles empedradas que hacen retroceder en el tiempo hasta la época medieval

ÁLVARO ROMERO

Escocia es uno de los países más bellos de Europa, no falta el agua y la humedad se apodera del ambiente tiñendo de verde sus extensos campos. País salpicado de lagos y más lagos, de los cuales destaca el Lago Ness que espera con su monstruo a los visitantes. Mención especial merecen las tierras del norte, Highlands y la isla de Skye, entre otros. Intercalados con el verde aparecen torres, castillos, catedrales semiderruidas y cementerios con lápidas anárquicas que parecen de película de terror, todos ellos de piedra oscura.

¿Cómo viajar? En avión con EasyJet o Iberia:
¿Dónde alojarse? Stay Central Hotel
¿Dónde Comer? The Standing Order
Un rincón especial: Dean Village

En cuanto a los núcleos urbanos destaca su capital, Edimburgo. Una ciudad preciosa que parece arquitectónicamente estancada en otra fecha, puesto que guarda toda la esencia de la época medieval. La piedra es protagonista tanto en muros como en suelos, especialmente en el casco antiguo.

La mejor opción para viajar es tomando un avión con compañías como EasyJet o Iberia, que desde el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas tardan aproximadamente tres horas y sus vuelos son directos. El aeropuerto de Edimburgo se encuentra aproximadamente a 12 kilómetros del centro y el transporte público entre esos dos puntos es frecuente y fluido.

Visitar Edimburgo es introducirse en la cultura escocesa, gaiteros en sus calles, decenas de tiendas donde se venden faldas escocesas, boinas y bufandas de muy buena calidad. Bares y más bares, típicos de Gran Bretaña, punto de encuentro y ocio para los lugareños, allí corren litros y litros de cerveza al día y de la bebida tradicional escocesa, el whisky.

Para alojarte te proponemos el Stay Central Hotel, su gran localización te ayudará a conocer rápido la ciudad y moverte con eficacia. Se sitúa en el centro de Edimburgo a escasos metros de la Royal Mile, uno de sus lugares más turísticos y por supuesto, de visita obligada. Antes de viajar acuérdate de que la moneda oficial de Escocia es la libra esterlina, cambia tus euros antes de viajar o en el propio aeropuerto de Edimburgo.

Una vez hospedados toca disfrutar, en tres días se puede ver la ciudad aunque si dispones de más tiempo resulta interesante visitar otros atractivos turísticos del país. En la capital lo mejor es moverse a pie, puesto que casi todos los reclamos turísticos están cerca.

La ciudad se divide en dos partes la antigua (Old Town) y la nueva (New Town). El encanto de la zona antigua no tiene comparación. Allí podréis disfrutar del castillo y recorrerlo en profundidad durante más de dos horas que dura la visita, entre sus muros se intuye historia y misterio. Desde arriba se puede disfrutar de unas vistas únicas, todos los días a las 13:00 horas se dispara el One oclock Gun, un cañón situado en el castillo.

Si paseas por la Royal Mile y entrar en alguno de sus pubs serás un escocés más, es una calle preciosa de piedra, con banderas de escudos medievales colgando de los muros. En uno de sus extremos se encuentra el Palacio Holyroodhouse, residencia oficial de la Reina de Inglaterra en Escocia, un palacio de cuento que se puede visitar.

La Catedral de Sant Giles resalta por su belleza tanto exterior como interior, reconstruida en estilo gótico, destacan los colores que llenan el interior y sus espectaculares vidrieras. También de naturaleza gótica se alza el monumento a Scott, levantado en 1.846 en honor al escritor escocés Sir Walter Scott.

En la zona baja, a orillas del río Leith se encuentra la Dean Village, un lugar excepcional para dar un paseo tranquilo cerca del río entre casitas de piedra que se conservan desde el siglo XVII, un paraje encantador a escasos minutos del centro cuya visita es muy recomendable.

Además, se puede visitar el parlamento escocés, y convertirte en un experto en whisky disfrutando de la Whisky Experience. Hacer una ruta terrorífica guiada recorriendo los rincones más misteriosos de Edimburgo, lugares donde ocurrieron asesinatos históricos, visitando un cementerio mientras te cuentan leyendas que te pondrán los pelos de punta.

Si quieres hacer algunas compras acércate hasta Princes Street. Si prefieres disfrutar de unas vistas panorámicas excepcionales sube hasta el Arthurs Seat o, si eres amante de Harry Potter sigue los pasos de J.K. Rowling y descubre los lugares que inspiraron la saga.

En definitiva, un lugar con mucha vida y decenas de posibilidades. Sin duda una de las ciudades más bonitas de Europa, y si tienes tiempo y amplias la visita con otras zonas de Escocia culminarás un viaje inolvidable.

Festival de Edimburgo

Cada mes de agosto Edimburgo se llena de vida, comienzan el Festival Internacional de Edimburgo y el Festival Fringe, uno de los más prestigiosos de Gran Bretaña. Los meses de verano son los mejores para disfrutar de la ciudad, puesto que las temperaturas se suavizan y los días son muy largos. Pese a ello, no te confíes ni esperes calor, nunca sobra el abrigo en Escocia.

Artistas llegados de todo el mundo se exhiben en la calle, cada uno con su arte. Durante tres semanas la ciudad se transforma para acoger a más de 2000 espectáculos de música, teatro, danza y comedia, se respira ambiente de fiesta y buenas vibraciones, convirtiendo las calles de Edimburgo en un no parar de actuaciones, turistas, mercadillos y puestos de artesanía.

Rincones de toda la ciudad acogen interpretaciones gratuitas y de pago hasta altas horas de la madrugada, la Royal Mile es un hervidero de actuaciones callejeras y todos los comercios se visten de fiesta para la ocasión. También cuentan con zonas habilitadas para ello y algunos tienen el privilegio de actuar en el interior del recinto del castillo.

Este año comenzarán el día cinco de agosto y finalizará el 29 del mismo mes. El Festival Internacional fue creado en 1947 y de forma paralela se creó el de Fringe. Si algo negativo tiene este festival son los elevados precios de las plazas hoteleras, además se agotan rápido, conseguir una habitación será difícil si esperas mucho.

 

Fotos

Vídeos