Seguridad en la nieve para los más pequeños

Un niño practica esquí en una estación invernal/
Un niño practica esquí en una estación invernal

Prendas de abrigo adecuadas y accesorios como guantes, gafas y casco podrían evitar en niños hasta un 80% de las lesiones producidas practicando deportes de invierno

JUANJO GONZALOmadrid

Montañas repletas de oro blanco, espesores en algunos casos superiores a los tres metros y una nieve de excelente calidad. Son las condiciones que gran parte de las estaciones situadas en la Península Ibérica viven desde el comienzo del mes de febrero. Hasta el momento, el mejor momento de una temporada que comienza a atraer a miles de esquiadores dispuestos a disfrutar de los diferentes deportes de invierno ofrecidos por los centros.

Los diferentes tipos de esquí, el snowboard, las raquetas de nieve, las novedosas actividades destinadas a niños o el típico trineo de toda la vida. Son muchas las alternativas ofrecidas para que cada vez sean más los niños que se diviertan, aunque en ocasiones no se practican de forma segura. Y es que la nieve es uno de los escenarios más frecuentes de pequeñas caídas y accidentes. Hasta un 80% de las lesiones producidas en ella se podrían evitar.

El casco, tan molesto para muchos usuarios como necesario, es uno de los accesorios fundamentales a la hora de practicar deportes blancos y que más lesiones ayuda a evitar en muchos accidentes. Una costumbre que se debe poner en práctica desde que los niños son pequeños. Tanto o más importante es no dejarlos acceder a lugares con rocas, escarpados o con mucha pendiente.

Precauciones básicas, en todo caso, que no impedirán golpes y caídas propiciados por las altas velocidades que se alcanzan en pista.

La importancia de la ropa

Otra historia será la elección de la ropa, que será la protección de los niños frente a las bajas temperaturas. Es fundamental utilizar capas, para poder desprenderse de ellas cuando tengan calor sin llegar a asfixiarse, y que la ropa sea transpirable. Cada temporada son más habituales las camisetas térmicas ayudan a absorber el calor correctamente- acompañando a los siempre ideales forros polares y anoraks.

Prendas que se deben utilizar para ir a disfrutar de cualquier deporte que se practique en la nieve. Acompañados, eso sí, de diferentes accesorios. Tan importantes como la utilización del casco son los guantes, los gorros para mantener el calor en la cabeza, y unas buenas gafas, que ayuden a los más pequeños a protegerse de la ventisca y de las radiaciones.

El sol es uno de los mayores problemas que hay en las estaciones de esquí, ya que la nieve es capaz de reflejar un alto índice de refracción solar y aumentar el impacto de la radiación ultravioleta. Especialmente sensible para los niños, produce quemaduras, rojeces y grietas en la piel. Por ello, además de las gafas, es fundamental utilizar protector solar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos