Parrilla en pleno corazón burgalés

Los propietarios, Alicia García y Jesús Hernando, en la barra. /
Los propietarios, Alicia García y Jesús Hernando, en la barra.

Juan González, cocinero de La Favorita, fue el ganador del bocadillo de autor de Madrid Fusión en 2013, con una delicia presentada en una parrilla individual humeante

MARÍA ORIVE

El próximo 30 de agosto, en pleno corazón de la capital burgalesa, cumplirá once años la Taberna Urbana La Favorita. Un espacio singular compuesto por cinco locales que fueron unidos con fachada de sillares y muros mixtos de ladrillos, con balconadas con molduras y tallas de piedra en sus antepechos, que hoy es característico por su parrilla, dirigida por el cocinero Juan González desde los inicios del restaurante. Una barra con una treintena de pinchos todos los días hace las delicias, incluso, de los paladares más exigentes: boletus a la plancha, solomillo con foie o crema de calabaza con txangurro son solo algunas de esas tapas que no dejan a nadie indiferente.

La parrilla fue la apuesta de los propietarios de La Favorita, Jesús Hernando y Alicia García, que buscaron en el fuego su seña de identidad, única en aquel momento en Burgos, tanto para carnes como para pescados. Hoy prácticamente todos sus platos del restaurante pasan por el asador de rejilla que se puede observar desde el interior del local, bien sea para una presa ibérica o la morcilla.

El chef busca nuevas elaboraciones para esos productos de la tierra y del entorno, pero siempre en su parrilla. En definitiva, «nosotros hemos apostado por la esencia del producto, sin ocultar el sabor, con algún toque igual un poco más de vanguardia», explica Alicia García.

Fueron precisamente la parrilla y el producto la clave del éxito de Juan González en Madrid Fusión 2013, donde ganó el Bocadillo de Autor, con su Anchoa a la Favorita. El jurado valoró la exquisitez conseguida por un producto tradicional como es la anchoa fresca preparada a la parrilla, acompañada por dos ingredientes en una excelente combinación de sabores y texturas. También valoró su presentación, en una parrilla individual humeante.

Los propietarios reconocen que, aunque los inicios del negocio fueron complicados, después de muchos años dedicados a la hostelería, La Favorita es un sueño cumplido fruto de la ilusión y el esfuerzo. García destaca hoy el trabajo y, sobre todo, la plantilla que forma parte de esta Taberna Urbana, ya que «la mayoría llevan con nosotros desde el primer día». El equipo humano «es mi mayor logro», concluye.

Además, La Favorita cuenta con una bodega con 280 referencias nacionales e internacionales. «Somos apasionados de los vinos y, aunque apostamos por los caldos de la tierra, Ribera del Duero, tenemos gran variedad en nuestra bodega, donde los clientes van, eligen el vino y se lo llevan a la mesa». Y si tienen alguna duda: su sumiller, Gonzalo San Martín, estará encantado de aconsejarles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos