Almas en venta

LUIS BESA
Almas en venta/
Almas en venta

PIENSO yo que a todos, pobres pecadores, nos habrá pasado sentir cierta pereza por tener que ir a misa. Ponte que eres Zapatero, ponte que para un domingo que te puedes quedar en la piscina de la Moncloa (yo me lo imagino repantigado flotando en un sofá hinchable, como el del perrito Pancho de la Bonoloto, y bebiendo cocacola con pajita), van y te quieren endosar una misa de éstas de encorbatado, que todo lo dicen cantando y que duran y duran, y encima con el Papa de Roma predicando la doctrina. ¿Pues menudo coñazo!

Pero en la vida no hay como tener mando en plaza. Se coge el móvil, llamas a Moratinos y le largas que ahora mismo te mando un carro y te chupas tú la misa del Papa, que no es por no ir, pero como el Gobierno es laico... Está bien pensado. Mandar a un propio a que se chupe la misa por ti. Moratinos te ha tocado, que tampoco te vendrá mal rezar un poco.

Como excusa, reconozcamos que lo del Gobierno es laico es buena. Mejor que decirle a tu madre que tienes resaca. Es un poco fullera, eso sí, pues por la misma razón no sé qué pinta tanto ministro dándose tortas por figurar en las bodas de alto copete.

A mí me da mal fario porque no saben con quién se la están jugando. El otro día me dio por llamar al diablo. Cojo el móvil y marco 666666666. Me salió una señora advirtiéndome que el buzón de voz estaba saturado, que si tengo que decir algo al maligno que me busque la vida. Si quieren, hagan la prueba ustedes, a ver si tienen más suerte. El caso es que así está la cosa. Lucifer no da abasto. Y no me extraña, con la población pillada en hipotecas, ya no sabes que vender para pagarte las vacaciones. Que conste que yo no tengo interés en entrar en tratos con Satán. Pero como sea que tengo muchos amigos socialistas, algunos muy implicados con el laicismo, pensé que lo mismo de esa se sacaban un descuento para el GPS o, quién sabe, un fin de semana con alguna diablesa. De perdidos al río y que me quiten lo bailado.

Pero no me resigno, así que voy a Internet y marco el 666.com. Es un pirado de Tucson experto en lingüística computacional. En el 666.org sale una página en blanco, está registrada a nombre de una empresa de Daegu, Corea del Sur. Aviso, pues, que todo tiene la pinta de que el maligno trabaja en Asia en cosas relacionadas con las computadoras. No sé porqué, pero me lo imaginaba.

Con motivo del mundial empezó a correr una historia rara. Resulta que el vidente Nostradamus, allá por el siglo XVI había profetizado que «el Rey de España al frente de su ejército, cruzará a mediados del 2006 los Pirineos y, tras derrotar a las hordas de Belcebú, volverá a España con el Santo Grial de premio». Yo me lo creí. De donde pensé que este año ibamos a ganar el mundial de calle. Ni siquiere me puse nervioso cuando Francia nos remontó y se puso 2-1 faltando diez minutos para el final. ¿Hay que ser burro! Todo era un bulo de uno que se inventó lo de la profecía. Y yo picando como un canelo.

Corren tiempos mefistofélicos. El 6 del 6 del 2006 estrenaron un remake de la Maldición de Damian. Según es fama, tal día como ese había de nacer el Anticristo. Y Zapatero sin quere ir a misa, el condenado. A misa no voy por cojo, y a la taberna poquito a poco.