La selección de Castilla y León no pudo con el tiro exterior de los japonesesAlonso tendrá de ayudante a Enrique González

Los jugadores de Moncho Monsalve fueron por detrás durante casi todo el encuentro Fernando San Emeterio, del Fórum, se llevó el trofeo al hombre más valorado del torneo

JOSÉ PICHEL J. P.PALENCIA<br><br>PALENCIA
La selección de Castilla y León no pudo con el tiro exterior de los japonesesAlonso tendrá de ayudante  a Enrique González/
La selección de Castilla y León no pudo con el tiro exterior de los japonesesAlonso tendrá de ayudante a Enrique González

La selección de Japón se adjudicó el Trofeo Diputación de Palencia frente al combinado regional dirigido por Moncho Monsalve en un encuentro marcado por el espectacular acierto de los asiáticos en el lanzamiento exterior. Los japoneses compensaron su escaso potencial bajo los aros con una fuerte defensa y sobre todo con la inspiración en los triples, pero aún así Castilla y León le plantó cara y llegó a ponerse por delante en momentos puntuales de los dos últimos cuartos.

Bajo un ambiente festivo, el público palentino se acercó al Marta Domínguez para ver a los anfitriones del próximo Mundial y rivales de la selección españoles. Por lo visto ayer, no deberían oponer demasiada resistencia al conjunto de Gasol, ya que ni siquiera se mostraron muy superiores al combinado autonómico, pero un 57% de acierto desde el perímetro (13 triples que les dieron 39 de los 76 puntos anotados) hacen muy difícil que cualquier rival les pase por encima.

Lo que sí demostraron los nipones es rapidez y lucha, lo que les permitió dominar el marcador desde el comienzo, gracias a un parcial inicial de 5-14. A pesar de jugar en Palencia, al equipo castellano y leonés le costó en exceso meterse en el encuentro, pero ya al final del primer cuarto logró detener el huracán asiático con una defensa más acertada y mayor fortuna a la hora de atacar, así que tras los primeros diez minutos la diferencia era exigua: 20-22.

Sin embargo, poco tardaron los visitantes en volver a escaparse en el segundo cuarto. Moncho Monsalve no acababa de dar con la fórmula para deshacerse de la férrea defensa al hombre del contrario y, cada vez que Castilla y León se acercaba en el marcador un nuevo triple de hombres como Takehiko -con un 80% de acierto en esta faceta- volvían a distanciar al combinado entrenado por Pavlicevic.

Tras el descanso, sí que llegó la reacción castellano y leonesa. El equipo parecía más centrado en todas las facetas del juego y Fernando San Emeterio, que al final se iba a llevar el trofeo al jugador más valorado del torneo- iba creciendo en su juego y demostraba la calidad de un jugador de ACB. En este tercer cuarto, el partido se convirtió en un toma y daca constante: ninguna de las dos selecciones conseguía marcharse en el marcador y las alternativas eran constantes en el marcador: un punto arriba, un punto abajo... Y emoción hasta el final.

Al último cuarto se llegó con este empate virtual y constantes cambios en el electrónico. Sin embargo, el encuentro ganó en intensidad, la placidez de un partido amistoso dejó paso a la lucha por la victoria y ahí volvió a distanciarse Japón, que a falta de pocos minutos abrió una brecha en el resultado que ya no se pudo cerrar. En cualquier caso, el marcador final solamente refleja tres puntos de diferencia como metáfora perfecta de lo que fue el encuentro: la diferencia estuvo en el tiro de tres.Pablo Alonso estuvo ayer en el Pabellón con el combinado regional como ayudante de Moncho Monsalve, pero a partir de ahora se centrará en su labor de entrenador del Hormigones Saldaña. Para ello, contará con la colaboración de Enrique González Megido, que pasará a ser el segundo técnico del equipo. «Es un entrenador de Palencia que estuvo llevando la cantera de Maristas antes de irse a Cataluña. Tiene grandes conocimientos y maneja la informática, así que estará siempre pegado a mí. La pena es que Luis Pineda ha decidido no continuar», declaró ayer Pablo Alonso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos