Rocío Jurado descansa en el cementerio de Chipiona tras un entierro en la intimidad

El féretro de la tonadillera, aclamado por cientos de personas en el recorrido entre el santuario y el camposanto

AGENCIAS | CHIPIONA (CÁDIZ)

Un día después de su fallecimiento en Madrid, Rocío Jurado descansa ya en el cementerio de su localidad natal, Chipiona, adonde llegó anoche acompañada de sus familiares. Tras un emotivo funeral en el Santuario de la Virgen de Regla, el féretro con los restos de la tonadillera ha sido trasladado al camposanto, donde ha recibido sepultura en la intimidad a las tres de la tarde.

La llegada del cadáver de la cantante a Chipiona ha contado en todo momento con el apoyo multitudinario de sus vecinos, a los que se han sumado admiradores procedentes de toda Andalucía. Durante la madrugada, unas 10.000 personas visitaron la capilla ardiente y varios centenares acompañaron su salida del santuario hasta el cementerio.

El cortejo fúnebre llegó al camposanto sobre las 14.15 horas y sólo se permitió la entrada de los familiares y allegados, pese a los intentos de vecinos y algunos periodistas de acompañarlos. De hecho, muchos de los allí congregados, que a la llegada del cortejo se contaban por miles, abandonaron la zona al conocer que no podrían entrar en el cementerio.

La misa funeral fue oficiada por el obispo de Jerez de la Frontera, Juan del Río, después del cierre de la capilla ardiente a las 10 de la mañana. Muchos fueron los que se quedaron a las puertas del templo debido a la gran concurrencia de público.

Agentes de la Guardia Civil y voluntarios de Protección Civil se han tenido que emplear a fondo para garantizar la seguridad de los presentes, entre ellos decenas de unidades móviles de radio y televisión y cientos de periodistas de medios locales y de los principales medios de comunicación nacionales, junto a algunos procedentes de fuera de España, como la Televisión Azteca de México, donde la Jurado era muy querida.

Una fila de mujeres con coronas de flores que aguardaba poco antes de la una de la tarde la salida de la comitiva a las puertas del Santuario y el Ayuntamiento del municipio repartió claveles blancos entre el público congregado en Chipiona, famoso por su elevada producción de flor cortada, que Rocío promocionó en más de una ocasión.

Luto en Chipiona

La de hoy es la segunda de las tres jornadas de luto decretadas en Chipiona por el Ayuntamiento por el fallecimiento de la cantante. Las calles han amanecido hoy con muchos comercios cerrados o a medio abrir, aunque otros, especialmente los bares, han tenido que abrir sus puertas para avituallar a los numerosos ciudadanos anónimos y reporteros que han viajado hasta el municipio.

Muchas de las personas que aguardaban al cortejo fúnebre tuvieron que recurrir a las gafas de sol y los abanicos para combatir el sol y las altas temperaturas, que provocaron alguna que otra lipotimia entre los presentes.

Antes del mediodía abrasador, Chipiona había vivido una noche larga y fría en la que el pueblo dio calor a su vecina más universal, cuya casa, "Mi abuela Rocío", sigue este mediodía llena de mensajes de cariño, flores, velas y estampas de la Virgen de Regla, a cuyos pies Rocío Jurado se ha despedido de los suyos.