El Ayuntamiento puede modificar las normas para construir garajes en subsuelo municipal

El Pleno aprueba este cambio en las normas subsidiarias y lo activa en las zonas de El Soto y Niñas Huérfanas

MÓNICA RICOCUÉLLAR

El Pleno de la Corporación de Cuéllar aprobó el pasado miércoles inicialmente una nueva modificación de las Normas Subsidiarias del Planeamiento Municipal que corresponde a la posibilidad de modificar las normas en casos puntuales para que se puedan hacer garajes de uso privativo en el subsuelo municipal.

A esta norma se le han impuesto una serie de límites y condiciones y siempre tendrá que ser aprobado por el Ayuntamiento tras un estudio de detalle previo y de impacto ambiental, con el fin de que no se pueda hacer de manera genérica y sin control.

De momento este cambio se va a activar en dos casos concretos en el municipio: por un lado en la zona de El Soto, donde se pretenden construir viviendas y realizar una nueva zona comercial, y por otro en el área de ordenación singular número seis, que corresponde a la zona donde se construirán las viviendas de protección en el solar denominado Niñas Huérfanas.

Desde el Partido Popular, su portavoz, José María Yagüe recordó el informe del técnico municipal de urbanismo, en el que argumenta que queda configurado su uso como herramienta concreta, y anunciar su voto a favor de la modificación.

Necesidad

Yagüe afirmó que el suelo público es imposible de ser sustituido, pero que se aprueba dada la necesidad de plazas de aparcamiento en las zonas donde se activa esta norma. Igualmente afirmó que seguramente no será esta corporación quien apruebe definitivamente la norma, ya que cuenta con un procedimiento muy largo, pero les parece el momento oportuno.

Por su parte, el portavoz de Socialistas Por Cuéllar, Ángel Gómez, anunció su voto contrario y explicó que desde su punto de vista no tiene mucho sentido modificar las normas subsidiarias en este momento cuando se encuentra en estudio y redacción un Plan General de Ordenación urbana.

Gómez destacó que se trata de una decisión política y que no tiene sentido apoyarse en cuestiones técnicas. Para su grupo es una decisión muy importante contraria a su filosofía política. «No creemos que los bienes públicos deba pasar a manos privadas», excepto en casos de aprovechamiento social.

El portavoz destacó que a partir de ahora esta puerta queda abierta a todos los constructores y afirmó que una decisión tan importante debería haberse hecho con una información pública mayor y una participación vecinal, teniendo más respetos a los intereses de todo el colectivo de los ciudadanos. Finalmente invitó al resto de los grupos a no dar ese paso.

La propuesta fue aprobada con los votos a favor de los miembros del equipo de gobierno, Partido Popular y el edil no adscrito Juan Pablo Herrero.