La presencia masiva de niños en los pueblos en verano obliga a los alcaldes a buscar actividades de ocio

Algunos municipios duplican e incluso triplican su población infantil durante los meses de julio y agosto Diez localidades de la provincia inauguran este año el programa de la Junta 'Crecemos en verano'

CARLOS ÁLVAROSEGOVIA
La presencia masiva de niños en  los pueblos en verano obliga a los alcaldes a buscar actividades de ocio/
La presencia masiva de niños en los pueblos en verano obliga a los alcaldes a buscar actividades de ocio

Legión son los niños que regresan a los pueblos en verano, aunque ya son muchas las localidades, especialmente las más cercanas a Segovia capital, que han incrementado su población infantil debido a que los precios de la vivienda han obligado a numerosas familias jóvenes a cambiar la ciudad por un pueblo como lugar de residencia.

Sumando los veraneantes a los niños empadronados, la mayoría de los municipios de la provincia duplican e incluso triplican su población infantil, lo que pone de manifiesto la carencia de servicios que el medio rural sufre en ciertas áreas.

Estos problemas los padecen todos los pueblos. Algunos llevan años contratando monitores y organizando campamentos y actividades de ocio y tiempo libre, pero diez son los que este año van a tener la gran suerte de poner a prueba el programa 'Crecemos en verano', la última iniciativa que la Consejería de Familia de la Junta de Castilla y León desarrollará de manera experimental con el objetivo de mitigar las dificultades que encuentran muchos padres y abuelos de niños de entre 6 y 12 años para conciliar la vida familiar y laboral en los pueblos segoviana.

La noticia ha sido acogida con alegría en los diez municipios seleccionados por el Gobierno regional en esta provincia: Abades, Escalona del Prado, Migueláñez, Navas de Riofrío, Prádena, San Martín y Mudrián, San Miguel de Bernuy, San Pedro de Gaíllos, Torrecaballeros y Vallelado. De hecho, sus alcaldes llevan meses recibiendo las demandas de los padres, preocupados con la situación que se les crean en aquellos meses en que sus pequeños están de vacaciones pero ellos tienen que acudir al trabajo.

La demanda es altísima en cada uno de los municipios escogidos. En Abades, por ejemplo, la alcaldesa, Magdalena Rodríguez, ya ha mantenido una reunión con los padres de los niños empadronados, que son unos 60 con edades comprendidas entre 3 y 12 años, aunque en verano pueden superar el centenar. «Lo vamos a tener complicado a la hora de hacer los grupos porque no pueden entrar más de 13 niños por grupo y la demanda es elevada», apunta la regidora.

En localidades como Prádena o Vallelado ocurre lo mismo. El número de niños se duplica en verano y las necesidades que hay que atender también. Según María Luisa Quintana, la alcaldesa de Prádena, los niños que residen en el pueblo -más de cien- tendrán prioridad, así como los que acuden en verano, sobre los de poblaciones cercanas, que también podrían optar a participar en las actividades del programa regional. En este sentido, el alcalde de Navas de Riofrío, Rafael Torres, sabe que tendrá que contar con los niños de La Losa, el pueblo vecino.

Torrecaballeros, Migueláñez y San Miguel de Bernuy son pioneros en las actividades infantiles de verano. La alcaldesa de Migueláñez, María Jesús Fuentes, puso en marcha hace dos años un programa de actividades infantiles, para lo cual contrató dos monitores. Treinta y cuatro niños de tres pueblos han acudido y los padres han quedado encantados. Tanto es así que la regidora no dudó en solicitar entrar en 'Crecemos en verano' para ampliar la cobertura. El único 'pero' que se le puede poner a la nueva campaña de la Junta es que va dirigida a niños de entre 6 y 12 años y deja fuera a los más pequeños. Esto obligará a los ayuntamientos a contratar cuidadores, como es el caso de Abades, donde los niños de corta edad son muy numerosos.

Fotos

Vídeos