Lobo ibérico

La Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL), quiere mostrar su desacuerdo con las valoraciones realizadas por la empresa que ha elaborado el Plan de Gestión del Lobo por encargo de la Junta de Castilla y León y donde afirma que el documento tiene el consenso de casi todas las partes implicadas, incluidos los grupos conservacionistas. Tenemos que decir que los grupos conservacionistas tenemos nuestros propios portavoces y formas de hacer llegar nuestras opiniones, sin la necesidad de terceras personas. Nuestra oposición frontal a muchos de los aspectos contenidos en el plan ha sido ya expuesta en las reuniones sectoriales, intersectoriales y en el documento de sugerencias enviado a la Junta. El Plan de Gestión propuesto se basa en una exclusiva gestión cinegética de la especie, facilitando su caza en toda la comunidad pero eximiendo a los cazadores de los daños patrimoniales que puedan originarse. El plan busca la reducción de las poblaciones de lobo, pues no contempla ni un solo kilómetro cuadrado donde el lobo no se pueda cazar y propone también abatir casi 200 lobos anualmente, casi el cuádruplo de los que se cazan legalmente en la actualidad.

Juan Ángel de la Torre