Coloridos y con movimiento

El grupo de danzas Bieldo de Vallelado se encarga de transmitir y fomentar el folclore segoviano desde 1985

ISABEL JIMENOVALLELADO

Pequeños de cuatro o cinco años hasta adolescentes de quince son el futuro de una tradición que gracias al empeño de un grupo de valleladenses recupera y conserva desde 1985 la tradición folclórica segoviana y castellana. Fue en ese año, hace más de dos decenios, cuando surgió el grupo de danzas Bieldo, uno de los estandartes que llevan el nombre Vallelado por la geografía nacional he incluso ha viajado con su rico y variado repertorio a festivales franceses y portugueses.

Medio centenar de danzantes, chicos y chicas, aunque más féminas que varones, acompañados por los músicos de la rondalla y de sus dulzaineros y tamborileros, componen el veterano grupo de danzas, surgido con el objetivo de estudiar, investigar y difundir la danza y música del folclore segoviano.

También facilitar que en Vallelado se conozcan los bailes típicos de otras regiones es otro de los objetivos de Bieldo, que desde 1988, con motivo de las fiestas Santo Tomas Apóstol, el 3 de julio, patrón de Vallelado, organiza el Festival Folclórico del Ajo. Ese día, junto a los bailes segovianos, otros dos grupos de diferentes puntos de España se suben al escenario para mover con soltura sus vistosos y coloridos atuendos.

Y es que si algo caracteriza a la indumentaria de los danzantes del grupo Bieldo son sus vistosos y ornamentados trajes, confeccionados en su mayoría por ellos mismos bajo la inspiración de los antiguos vestuarios que se conservaban en Vallelado y en otros puntos de la provincia, a los que desde 1993 se ha añadido el traje de danzante empleado en los paloteos y rituales de procesión.

Precisamente, las procesiones religiosas forman una parte importante del repertorio de actuaciones del grupo de danzas Bieldo, que también ejecuta numerosos bailes de fiesta.

No solo al escenario se han subido danzantes y músicos de la agrupación en su dilatada trayectoria, sino que también se han atrevido a entrar en un improvisado estudio de grabación. En junio de 1996, músicos y cantantes afinaron voces e instrumentos para grabar 'Cosas Nuestras'. Jotas, rondas, danzas de procesión, fandangos castellanos o seguidillas componen el repertorio del trabajo.

También a un escenario se suben los actores del grupo de teatro Óvilo, cuyo germen se sitúa en las obras representadas por los escolares en diversos colegios de la provincia. La unión de otros mayores valleladense dio origen a Óvilo, que toma su nombre de uno de los despoblados ubicados en el término de Vallelado, y que desde la década de los noventa lleva sus obras por los escenarios de la provincia. Próximo pueblo: Frumales