Ganaderos de la región reciben ayudas para mantener perros contra los lobos

EL NORTEVALLADOLID

Unos cincuenta ganaderos de Castilla y León recibirán una ayuda de 260 euros por parte de la Junta para el mantenimiento y alimentación de otros tantos perros guardianes de la raza mastín, que fueron entregados por la Junta el pasado año como una de las medidas para controlar los ataques de los lobos.

Se trata de una de las medidas preventivas relacionadas con la ganadería incluidas en el Plan de Conservación y Gestión del Lobo Ibérico en Castilla y León, que según explicó ayer el consejero de Medio Ambiente, Carlos Fernández Carriedo, puede disminuir la actitud hostil y prevenir la venganza contra estos animales.

Seguridad del ganado

Los cincuenta ejemplares de mastín que se fueron distribuidos por la Administración autonómica entre los ganaderos de la comunidad son los primeros, aunque Carriedo aseguró que se trata de una iniciativa que se repetirá para contribuir a la seguridad del ganado.

Además, también como medida preventiva al ataque de los lobos y los perros asilvestrados, el consejero destacó que durante el pasado ejercicio se instalaron en las provincias de Ávila y Salamanca doce alambradas, tanto eléctricas como convencionales, que contribuyeron a impedir los ataques, según informa Efe.