Coag pide una tasa de 3.000 euros en los precintos de lobo para pagar los daños al ganado

La organización planteará la propuesta en el próximo consejo provincial de caza El representante comarcal en Sanabria insiste en la necesidad de controlar la especie

A. SAAVEDRAPUEBLA
Coag pide una tasa de 3.000 euros en los precintos de lobo para pagar los daños al ganado/
Coag pide una tasa de 3.000 euros en los precintos de lobo para pagar los daños al ganado

La organización profesional Coag pedirá que se aplique una tasa a los precintos de lobo que concede la Consejería de Medio Ambiente a los cotos de caza, con el fin de sufragar los daños del lobo en todo el territorio. El delegado comarcal, José Manuel Soto, que presentará la propuesta en la próxima reunión del Consejo Provincial de Caza, recordó que al norte del Duero es una especie cinegética y al sur es protegida, «pero en ninguna de las zonas se pagan los daños y a los únicos que se les obliga a suscribir un seguro de daños es a los ganaderos».

La propuesta consiste aplicar a los precintos un canon de 2.500 ó 3.000 euros para cubrir los daños. Una cantidad que para Coag cubre con creces los daños que se ocasionan a los ganaderos.

La organización mantiene las críticas contra la Administración por la gestión de esta especie y explica que el canon solucionaría dos problemas, «se nos quitará a los ganaderos la obligación de pagar un seguro y evitará que haya enfrentamientos con los cazadores, porque con la Ley de caza están obligados a pagar los daños». Con la cantidad de precintos que se conceden en los cotos de la provincia «sobrarían para pagar daños».

En la reserva, «como gestiona directamente, la responsabilidad es de la Junta y tiene que extender esa responsabilidad al norte y al sur del Duero», insiste el dirigente de Coag.

Negocio

Desde Coag se apunta que la gestión cinegética «es un buen negocio, y algunos están haciendo dinero sin exponer nada a cambio. El que gestiona un coto y tiene precintos de lobo, a finales de año le reporta un dinero».

A la vista de los precios por abatir lobos «sólo la elite de los cazadores pueden permitirse el lujo de cazar. Habrá que exponer a la federación que quien quiera cazar lobos que pague daños». Soto calificó la caza «es como un deporte y una afición y, como todo, cuesta dinero».

La organización mantiene la exigencia de «controlar mucho el censo del lobo porque no se puede expandir como pretenden algunos, hay que controlar la caza y el mantenimiento de la especie.

Coag destaca que la Junta -que es la que tienen las competencias para regular la especie- es la responsable de hacer compatible la conservación con la actividad de los ganaderos. «Nosotros defendemos que primero está el ganadero y luego el lobo», puntualiza.

Los daños al ganado en la Reserva ascendieron el pasado año a 5.510 euros, aunque hay expedientes recurridos que elevan esa cuantía.

Fotos

Vídeos