La penúltima pirueta

Radiohead estará de gira las dos primeras semanas de mayo en Dinamarca, Holanda y Reino Unido

J. DE BONROSTROVALLADOLID

Apenas unas horas duraron a la venta las entradas para la que será la próxima gira de Radiohead, que se celebrará durante dos semanas del mes de mayo y con la que Thom Yorke, los hermanos Jonny y Collin Greenwood, Ed O'Brien y Phil Selway recorrerán Dinamarca, Holanda y el Reino Unido. Lo que aparenta ser una gira más de un grupo más, tiene mayor calado de lo que a priori pudiera parecer, ya que el quinteto de Oxford saldrá a la carretera sin un disco que defender.

La audiencia que asista a sus conciertos tendrá que afrontar el nuevo repertorio que la banda liderada por Thom Yorke ha estado preparando en el estudio de grabación durante los últimos meses sin haber podido escucharlo antes.

Esta fórmula ya la habían puesto anteriormente en práctica Radiohead, que en el 2002 recorrieron pequeños recintos de España y Portugal para tocar sus nuevos temas, algunos de los cuales se publicarían más adelante en el que ha sido su último trabajo hasta la fecha, 'Hail to the thief'. El objetivo que persiguen con este tipo de giras es ver las reacciones que tiene el público ante sus nuevas composiciones, probar diferentes variantes en el directo, experimentar y trasladar todas esas impresiones al estudio de grabación, en donde volverán a dar vueltas sobre los temas hasta que los consideren del todo acabados.

Sin presión

Ahora el grupo da un paso más allá, y pese a haber vendido millones de copias en todo el mundo de sus diferentes trabajos, el contrato discográfico que les unía a Parlophone-EMI se ha agotado y parece que a los de Oxford no les preocupa demasiado renovarlo o buscar un nuevo sello con el que editar su obra.

En un comunicado oficial de la banda, Thom Yorke expresaba que tanto él como sus compañeros de formación se encontraban muy cómodos en esta nueva situación, sin sentir las presiones por cumplir plazos que imponen las compañías a quienes les dan de comer, algo de lo que también podrían hablar -aunque en un sentido diferente- Coldplay, sus hasta hace poco compañeros de escudería. En esta nueva situación, Radiohead se plantean distribuir directamente a través de Internet los temas que consideren acabados, saltándose los cauces habituales y estableciendo un flujo directo entre ellos y sus seguidores, sin tener que esperar a que la compañía decida cuándo y en qué formato es conveniente publicar cada uno de sus temas.

Se trata de otro valiente paso en la trayectoria de Radiohead, una de las formaciones más vanguardistas e inconformistas que ha dado Inglaterra -no olvidemos a Hood- en la última década y que ha sabido moverse inteligentemente en una estrecha franja que separa lo independiente de la 'mainstream': militando en una multinacional, pero ejerciendo un control absoluto sobre su carrera y anteponiendo su libertad artística a cualquier otro criterio.