La cantante Rocío Jurado abandona el hospital en medio de una gran expectación

La chipionera, con aspecto desmejorado, sonrió y saludó con la mano a sus admiradores

COLPISAMADRID
La cantante Rocío Jurado abandona el hospital en medio de una gran expectación/
La cantante Rocío Jurado abandona el hospital en medio de una gran expectación

La cantante Rocío Jurado abandonó ayer el Hospital Montepríncipe en medio de una gran expectación, aplaudida por un reducido grupo de admiradores y asaeteada por fotógrafos y cámaras de televisión. Repuesta ya de un episodio de insuficiencia hepática, la tonadillera dejó el centro sanitario en un vehículo conducido por un chófer rumbo a su domicilio de La Moraleja (Madrid) y acompañada de su marido, José Ortega Cano. La chipionera presentaba un aspecto desmejorado tras haber perdido varios kilos, aunque sonrió y saludó con la mano a sus seguidores. Rocío Jurado permanecía hospitalizada en el Hospital Montepríncipe desde el 23 de marzo, después de abandonar el Centro Oncológico MD Anderson de Houston, en Estados Unidos, donde fue atendida por padecer cáncer de páncreas

La cantante sorprendió ayer dando una muestra de entereza al salir del hospital, donde se había instalado un fuerte dispositivo mediático. Prescindió del uso de una ambulancia, como se especulaba que haría, y prefirió hacer uso del automóvil y ocupar el sitio del copiloto.

«La alegría volvió»

Una pancarta con la frase «La alegría volvió a la casa» recibió ayer a Rocío Jurado en la puerta de su residencia de la Moraleja. Sobre las ocho de la noche, la Chipionera cruzaba la puerta de su residencia en la urbanización del noreste madrileño, en un coche oscuro, sentada en el asiento delantero derecho y vestida de color salmón y con una flor en la mano. Según Amador Mohedano, los primeros que corrieron a recibirla fueron sus dos hijos más pequeños y sus dos nietos, quienes habían preparado ellos mismos la pancarta.