El antídoto del miedo

El proyecto Tierra de Lobo en Robledo propone medidas para reducir el rechazo ancestral de la población hacia este animal

A. SAAVEDRAPUEBLA
El antídoto del miedo/
El antídoto del miedo

El Centro Temático Tierra de Lobos proyectado para la Sierra de la Culebra será un referente en la protección del patrimonio natural de la Península Ibérica. El proyecto repara en todos los pros y los contras de ubicar esta instalación conservacionista en un medio social y económico agroganadero que ha convivido con el lobo bajo las pautas de enemigos irreconciliables.

Una de las primeras cuestiones que se planteó el redactor, Luis del Riego, fue decidir el enclave. Robledo es un lugar estratégico para el desarrollo de la Sierra de la Culebra. Este pequeño pueblo es un punto de conexión en contraste entre la gran actividad turística del Parque Natural del Lago de Sanabria y el precario desarrollo económico de la Sierra de la Culebra. El flujo turístico en ambas direcciones reforzará la actividad económica de Puebla, el entorno del Lago y las poblaciones de la Sierra de la Culebra.

Su ubicación proporciona terreno con condiciones favorables, y propone crear un proyecto ejemplarizante en el medio rural humano que convive con el lobo. Otro factor que repercute es la proximidad de la frontera con Portugal y el Parque Natural de Montesinhos, donde vive la población más grande de Portugal en régimen de protección absoluta. El proyecto contó decisivamente con el apoyo del Ayuntamiento de Puebla.

El estudio tiene en cuenta la proximidad a la cabecera administrativa y socioeconómica de Puebla de Sanabria. Los buenos accesos también son un factor que se ha recogido en el proyecto, por la proximidad de la autovía A-52.

Robledo tiene una escasa población y no hay ningún ganadero en activo, dos factores que garantizan una mínima molestia a los vecinos. El autor del proyecto descartó de antemano un enclave con actividad ganadera que podría provocar un conflicto por la cultura de animadversión de la población.

Impacto psicológico

El proyecto recoge el convencimiento de que esta actitud de rechazo a la especie desaparecerá con una labor de información respetuosa entre la población local por parte de los gestores y trabajadores del parque. Desde el centro, la propuesta es prevenir y evitar cualquier fuente de conflicto.

En el análisis de riesgos destaca el impacto psicológico y el objetivo de «restablecer esta especie en el espíritu del público, a fin de que pueda ser integrada en el medio humano con el que convive». El análisis parte de la realidad de que es un animal que evoca y provoca un miedo mitológico en el hombre, perseguido hasta la exterminación (lograda en algunos paises de Europa) y que tendrá un impacto psicológico en las poblaciones de la zona.

El proyecto apela a la profesionalidad en la instalación de los cerramientos y las medidas de seguridad previstas. El impacto psicológico «no solo será desechable, sino que el miedo irracional se trasformará progresivamente en conocimientos objetivos sobre la especie».

La propia población asumirá positivamente contar con esta especie, considerada un patrimonio natural de inestimable valor. El impacto sobre la fauna autóctona es mínimo, salvo que pequeños mamíferos entren en el cercado que delimita el territorio del lobo. No habrá ningún riesgo para las especies faunísticas autóctonas. El centro establecerá normas internas para que el público respete los espacios no transitables.

El impacto del tráfico rodado es asumible, aunque la carretera de Ungilde a Robledo desde Puebla no está en buenas condiciones y aisla a los pueblos. Esta vía de 10 kilómetros es importante porque enlaza las poblaciones de La Culebra.

Fotos

Vídeos