La tardanza en cobrar las ayudas limita la supervivencia de las empresas de Burgos

MARTA RUIZBURGOS

La Cámara de Comercio de Burgos presentó ayer un estudio en el que analiza la supervivencia de las pequeñas empresas de Burgos, sobre todo, las que se dedican al pequeño comercio y a los servicios. Los problemas económicos, las exigencias de los compradores o la falta de clientela son los motivos que determinan la supervivencia de pequeñas empresas en Burgos según este estudio, en el que han participado algo más de cien empresas. De todas estas empresas, el 85% se mantiene en la actualidad y el 35% tuvo un funcionamiento inferior a los dos años. Entre las causas que limitan la supervivencia empresarial se encuentra la tardanza para cobrar las ayudas públicas ya que hay empresas que han tenido que cerrar por no haber recibido estas ayudas. Para las responsables del estudio, Susana Pinedo y María Isla, hay que «simplificar los trámites administrativos» y fomentar los préstamos incentivados para estos emprendedores para fomentar la creación de empresas.

Para favorecer la permanencia empresarial, desde la Cámara se sugiere que tiene que haber unas políticas de apoyo más eficaces para la consolidación empresarial y se tiene que avanzar en reformas fiscales que contribuyan a la reducción de las cargas impositivas.