UPL solicitará a la Junta estudios médicos sobre la influencia de la línea de alta tensión Lada-Velilla

Ó. V.LEÓN

El secretario general de la Unión del Pueblo Leonés, Joaquín Otero, va a preguntar hoy al presidente de la Junta por las medidas que está tomando el Gobierno autonómico para garantizar que el trazado de la línea de alta tensión que se quiere construir entre la localidad asturiana de Lada y la palentina de Velilla es el más adecuado. Los leonesistas se han opuesto desde el primer momento a la creación de este tendido eléctrico que atravesaría gran parte de la montaña central y oriental de la provincia de León.

Tras el anuncio de la compañía Red Eléctrica Española de encargar al Centro Superior de Investigaciones Científicas un estudio de viabilidad sobre la obra, en la UPL aseguran que permitirlo y fiarse de sus conclusiones será «una chapuza y una completa manipulación», porque en estos estudios, el que paga siempre obtiene las conclusiones que quiere oír. A juicio de Otero, son los técnicos de la propia Junta de Castilla y León o los del Ministerio de Medio Ambiente los que tienen que realizar ese análisis de forma independiente a las pretensiones de la compañía eléctrica. Los integrantes de la UPL critican que cuando se trata de algún proyecto que puede suponer el desarrollo económico o turístico de la provincia de León, como son actualmente la construcción de la estación de esquí de San Glorio o el circuito de velocidad de La Bañeza, siempre hay intereses medioambientales básicos que hay que preservar.

Pero en este caso, que es todo lo contrario y algunas voces locales lo ven como un perjuicio porque habrá 400 torretas eléctricas con cables que atravesarán zonas naturales incomparables, nadie repara en el daño medioambiental que se le va a causar a la zona y sus habitantes.

Efectos secundarios

Por eso, van a aprovechar el pleno que hoy se celebra en las cortes autonómicas para preguntarle a Juan Vicente Herrera si tiene previsto encargar dichos estudios de viabilidad para encontrar otros trazados alternativos y también otros análisis que preocupan a los vecinos afectados, como es la influencia que puede provocar en su salud la cercanía de tanto tendido energético. Desde la UPL se pide un estudio serio y científico sobre la repercusión que pueden tener las ondas electromagnéticas de las 400 torres de alta tensión que se instalarían si la línea sale adelante.