Piden la implicación de todas las administraciones en el proyecto Salamanca 2018

F. GÓMEZSALAMANCA

El alcalde de Salamanca, Julián Lanzarote, mantuvo ayer la primera reunión de trabajo con el rector de la Universidad, Enrique Battaner, tras la decisión del Gobierno de apoyar oficialmente la candidatura de la ciudad salmantina para acoger en el 2018 una exposición internacional de la Educación, la Ciencia, la Cultura y la Tecnología. Un encuentro en el que ambas instituciones garantizaron su intención de celebrar el octavo centenario de la Universidad «al máximo nivel» con independencia de la llegada de la exposición y para lo que solicitaron la «implicación» de todas las administraciones.

Por el momento, las principales líneas de trabajo pasan por la reserva de suelo para acoger la exposición. Una reserva que ya quedó contemplada en el último convenio urbanístico entre el consistorio y la Universidad y que establece de entrada siete hectáreas de terreno para la expansión universitaria en la zona de Ciudad Jardín.

Según manifestó el rector tras el encuentro, el Ayuntamiento defendió la posibilidad de que la exposición tuviera lugar en una extensión de 20 hectáreas en esa misma zona. Un espacio en el que se construirían dotaciones y equipamientos que posibilitarían el desarrollo de un campus, «algo que está en nuestros planes desde hace mucho tiempo», señaló Battaner. En el mismo sentido, Lanzarote manifestó que todas las inversiones que se realicen para albergar la todavía hipotética exposición tendrán que tener una gran «versatilidad», de forma que los espacios puedan reconvertirse en «una gran biblioteca, un laboratorio de química o una sede académica».

El otro gran asunto tratado en el encuentro fue el de la enseñanza del español. El rector, que mostró su desacuerdo con el término «industria» para este ámbito, subrayó que «la Universidad de Salamanca supone una maquinaria muy potente para lo que pueda suponer esta enseñanza para el desarrollo de la comunidad».