China y Taiwán se disputan a Ang Lee y su Oscar al mejor director

EFETAIPEI

El taiwanés Ang Lee, Oscar al mejor director por 'Brokeback Mountain', se ha convertido en el reflejo de la disputa nacional que mantienen Taipei y Pekín, que le exaltan por separado como el «orgullo de Taiwán» y el «orgullo de China». La marea de reivindicaciones la abrió el presidente taiwanés, Chen Shui-bian, quien aclamó a Ang Lee como «gloria de Taiwán», al poco de conocerse que había ganado la codiciada estatuilla.

Chen inauguró así un coro de alabanzas seguidas por todos los periódicos de la isla, que plantean como una cuestión nacional el Oscar de Lee, hijo de una familia de chinos emigrados del continente junto a las tropas nacionalistas derrotadas por los comunistas de Mao Zedong. En un tono que magnificaba el triunfo de la constancia, compañeros de juventud relataban a la prensa los años de penuria de Lee en Nueva York, donde emigró en 1979, y su determinación para hacerse un nombre entre los «grandes» de la cinematografía mundial. Con ese mismo calor se manifestaron los medios oficiales chinos, con la salvedad de que el título de «orgullo de Taiwán» se convertía en el continente en «orgullo» de China. De hecho, Pekín censuró la parte del discurso de Lee en la que agradeció de manera diplomática el apoyo prestado por los «contactos» de Taiwán, China y Hong Kong.