La huella de los Pimentel es visible en Valles y Sanabria

Cultura edita un folleto que recoge edificios fundados por los condes de Benavente en el norte de la provincia

EL NORTEBENAVENTE

La Ruta de los Pimentel es una de las apuestas de Benavente por el turismo cultural, tan en boga en la actualidad. Edificios relacionados con los condes de Benavente se pueden visitar en diferentes puntos de Los Valles, Sanabria y Tábara y seguir las huellas de la historia y el arte del medievo y renacimiento.

La Concejalía de Cultura edita un folleto en el que se dan detalles del legado de los Pimentel. La visita comienza por Benavente, su castillo, el Hospital de la Piedad, iglesias románicas de Santa María y San Juan, el puente de piedra en el jardín de los Condes, para seguir por El Bosque, pabellón de caza en el término de Santa Cristina de la Polvorosa Propiedades de los condes de Benavente eran los molinos de Mózar, Calzada de Tera, San Miguel del Valle y Puente Quintos y las aceñas de Bretó. Ejercieron patronazgo en monasterios y santuarios como los de San Román del Valle, Cimanes de la Vega, San Esteban de Nogales o San Salvador de Villaverde.

Su legado en la comarca incluye también castillos como el de Granucillo de Vidriales y Puebla de Sanabria, pero su escudo también forma parte de la historia de algunos de los más relevantes edificios de la provincia, como son los monasterios de San Martín de Castañeda y Moreruela o la iglesia de Tábara.

El seguimiento de esta ruta acerca al visitante a toda la zona norte de la provincia y le lleva hasta una época en la que los blasones se esculpían en piedra y los edificios eran testigos del poder de quien los mandaba construir. La riqueza histórica y artística de la zona, sin duda, va ligada a un nombre y su apellido: Pimentel.