El Príncipe acepta el compromiso de entregar el Premio Juan de Borbón

Pedro Arahuetes destaca que la dotación económica de la primera edición rondará los 50.000 euros Don Felipe recibe en el Palacio de la Zarzuela a los miembros del patronato de la Fundación segoviana

M. A. LÓPEZENVIADO ESPECIAL A MADRID
El Príncipe acepta el compromiso de entregar el Premio Juan de Borbón/
El Príncipe acepta el compromiso de entregar el Premio Juan de Borbón

Puntual, cordial, emotivo y fructífero. El encuentro de los patronos de la Fundación Juan de Borbón con el Príncipe de Asturias confirmó el apoyo de la Casa Real al Premio Internacional de Música y el compromiso de Don Felipe de acudir en otoño a Segovia para entregar la primera edición, si sus obligaciones lo permiten, claro, dado el tiempo que aún falta para el evento. Mientras, el presidente de la institución segoviana, el alcalde Pedro Arahuetes, avanzó que el galardón tendrá una dotación económica de unos 50.000 euros, con el Cervantes, que dispone de 90.000 euros, como referencia. Don Felipe recibió en audiencia en el Palacio de la Zarzuela a los miembros del patronato y, según comentó después Arahuetes, una de las primeras cosas que dijo el Príncipe es que «este premio es bueno para Segovia».

Arahuetes confirmó que tras conversar con Don Felipe «hay un compromiso de la Casa Real con el Premio Juan de Borbón y un apoyo a todas las actividades de la Fundación». Así, el Príncipe mostró especial interés por la sección de investigación musical y expresó su deseo de estar presente el próximo verano en alguna actividad del Festival Internacional: «No han sido solo palabras de apoyo y de ánimo, sino un apoyo personal; él va a venir a Segovia -destacó Arahuetes- y quiere estar más presente en las actividades de la Fundación Juan de Borbón».

Segoviano ilustre

Quizá en estas manifestaciones del Príncipe de Asturias exista ya el conocimiento de a qué se dedica la institución fundada en 1996, que en otras legislaturas ha pasado por fases en las que se unieron la brillantez artística y las convulsiones internas. En la actual, con una cierta estabilidad institucional (mermada por la disminución de las aportaciones de la Junta de Castilla y León y de la Diputación Provincial al presupuesto), el Ayuntamiento de Segovia ha decidido dar un nuevo impulso a las actividades y uno de los últimos efectos es la creación de este premio cuya primera edición se fallará el próximo otoño.

Durante la audiencia, Arahuetes puso el énfasis en que la Fundación está inspirada «en la figura de un ilustre segoviano de origen», Don Juan de Borbón, abuelo de Don Felipe, y explicó el enfoque esencialmente musical de sus actividades, trayectoria que avala la creación del Premio Internacional Juan de Borbón de la Música.

El galardón honrará cada año «a una figura nacional o internacional que haya dedicado su vida a hacer de la música un bien común de la Humanidad y una energía impulsora de la belleza del alma humana».

El presidente de la Fundación garantizó al Príncipe que el patronato solicitará candidaturas a las instituciones más destacadas del ámbito musical y que «un jurado internacional con destacadas personalidades» se encargará de decidir el primer ganador este otoño -si bien, como indicó Arahuetes, Don Felipe mencionó el mes de octubre- «en una ceremonia de gala que tendrá lugar en un excepcional marco del patrimonio segoviano». Será «el gran premio de la ciudad de Segovia» y tendrá una dotación de «alrededor de 50.000 euros», por lo que esta cifra redonda es la que se vislumbra casi como la definitiva.

Don Felipe y los patronos hablaron de la programación de este año, que no se puede adelantar a la opinión pública porque algunos contratos están solo apalabrados, sin firmar; pero como concluyó el presidente de la Fundación en su discurso oficial tiene el objetivo, con el apoyo de la Casa Real, de «seguir haciendo de Segovia un auditorio natural en sus plazas, sus calles, sus iglesias, sus claustros, sus palacios y sus castillos».

Responsabilidad

El Ayuntamiento, «que es un porcentaje muy elevado en la Fundación» como dijo Arahuetes, garantiza la aportación necesaria para el éxito del Premio Juan de Borbón y aunque el presidente habló de normalidad en las relaciones con la Junta de Castilla y León y la Diputación en el seno del patronato, no dejó de hacer un llamamiento a los demás patronos para que sean «responsables», y lo explicó: «Cuando alguien forma parte de un patronato y como tal asume una responsabilidad, no solo ya interna, tienen que asumir esa responsabilidad». El presidente de la Diputación, Javier Santamaría, que no escuchó a Arahuetes, se mostró bien predispuesto a colaborar en la iniciativa y solo habló de un requisito: que el jurado tenga la suficiente entidad «para que todos asumamos que realmente merece la pena».

Después de la visita a La Zarzuela puede decirse que el premio es ya una realidad y, según el relato de Arahuetes, Don Felipe reiteró su deseo de estar en Segovia, pues en su despedida a los patronos dijo que «nos veremos o bien en julio o bien en octubre».