El hielo obliga extremar la precaución en las carreteras palentinas

Ningún pueblo ha permanecido aislado a causa del temporal y la incidencia de la nieve sobre las vías de circulación ha sido menor de la esperada

JAVIER SANTOS PALENCIA
El hielo obliga extremar la precaución en las carreteras palentinas

El temporal de frío y nieve dejó notar sus efectos este fin de semana en toda la provincia de Palencia, a la que cubrió con un manto blanco durante la tarde y la noche del sábado. Sin embargo, el mal tiempo no provocó grandes problemas de tráfico y ningún pueblo resultó incomunicado. Una vez retirada la nieve, las bajas temperaturas provocaron la llegada del hielo, que obligó a los conductores a extremar la precaución. Por eso, la Junta recomendó ayer circular con precaución por gran parte de las carreteras de la red comarcal y provincial.

Por otra parte, los vehículos pesados circularon ayer con normalidad por la N-611 que une Palencia con Santander, después de que el puerto del Pozazal (Cantabria) se abriese al tráfico, lo que permitió eliminar el embolsamiento de camiones que se originó en Aguilar y Osorno el sábado. También se restableció la línea de trenes que une Osorno con Bárcena de Pie de Concha (Cantabria).

Las previsiones para hoy confirman que el temporal remite, ya que se espera un aumento de las temperaturas, con máximas de cuatro grados y mínimas de dos grados bajo cero (ayer no se superaron los dos grados de máxima y los termómetros cayeron hasta los cuatro grados bajo cero).

PALENCIA

20.000 KILOS DE FUNDETES

En la capital palentina, la nevada caída durante toda la tarde y la noche del sábado no complicó tanto el tráfico como las bajas temperaturas, que originaron placas de hielo en distintas calles. La Concejalía de Tráfico puso en marcha un operativo especial en el que participaron Protección Civil, Bomberos, Policía Local y la concesionaria de la limpieza, Urbaser.

Entre las 24 horas del sábado y las 4 horas del domingo, Urbaser repartió fundetes por las principales calles de la ciudad, dando prioridad a las pasarelas y rotondas. Los bomberos, por su parte, también participaron en estas tareas, centrándose en las principales zonas peatonales -Calle Mayor y San Pablo- y en los subterráneos. En total se arrojaron 20.000 kilos de sal, según explicó ayer el edil de Tráfico, Máximo Hermano. El concejal también precisó que no se han registrado más accidentes de circulación a causa del hielo que en otras ocasiones, «solo los normales de un fin de semana cualquiera».

AGUILAR DE CAMPOO

USO DE CADENAS

En Aguilar de Campoo, las calles amanecieron ayer con cerca de 20 centímetros de nieve producto de las precipitaciones registradas durante la tarde y la noche del sábado. El Ayuntamiento y los propios vecinos colaboraron en la limpieza de las calles, aunque, como en el resto de la provincia, el mayor problema lo causó el hielo, por lo que algunos vecinos optaron por usar cadenas en la localidad o para ir a municipios próximos, según informó Nuria Estalayo.

SALCEDILLO

50 CENTÍMETROS DE NIEVE

La localidad de Salcedillo, que el pasado invierno permaneció incomunicada durante ocho días a causa del temporal, ha visto cómo sus calles acumulaban hasta medio metro de nieve durante este fin de semana, aunque sin quedar aislada. Graciano Ruiz, un vecino de esta pequeña pedanía perteneciente a Brañosera explicó ayer que a sus 80 años ha vivido muchas nevadas mayores que la caída durante este fin de semana y precisó que, al contrario de lo sucedido en el 2005, «este año sí que se han limpiado algunas zonas del pueblo», aunque criticó el «mal uso» que, asegura, el alcalde hace del tractor que entregó la Diputación para retirar la nieve.

SALDAÑA

CARRETERAS LIMPIAS

Saldaña amaneció ayer cubierta por una capa de unos 10 centímetros de nieve, aunque este hecho no dificultó el tráfico debido a que las principales calles se limpiaron en las primeras horas del domingo. No obstante, el hielo obligó a extremar las precauciones, sobre todo en los desplazamientos por carretera fuera de la villa. Por otra parte, los niños fueron los que más disfrutaron de la jornada, ya que tomaron plazas y parques para lanzarse con sacos y resbalar por las pendientes o construir muñecos de nieve.

VILLARRAMIEL

PELIGRO POR EL HIELO

Algunas calles de la localidad de Villarramiel conservaban ayer restos de nieve que con el frío se habían helado, convirtiendo el paseo en una actividad de cierto peligro por el riesgo de resbalones. El municipio fue uno de los primeros en recibir el temporal -que entró por el suroeste-, aunque en la localidad solo se registraron alrededor de 10 centímetros de nieve, según informó Celsa Pardo.