Más de tres mil firmas apoyan la venta de tabaco en los quioscos segovianos

La campaña emprendida por la Asociación de Vendedores de Prensa de Segovia ha conseguido estas adhesiones en tan solo cinco días

C. B. E.SEGOVIA
Más de tres mil firmas apoyan la venta de tabaco en los quioscos segovianos

La herida que ha abierto la aplicación de la Ley de Prevención del Tabaquismo en algunos sectores económicos y sociales cada vez es más sangrante. La prohibición de venta de tabaco en quioscos expendedores de prensa diaria ha puesto en pie de guerra a estos negocios, que creen que la norma gubernamental les «margina» en comparación con otros establecimientos, según señala el presidente de la asociación segoviana que agrupa a los vendedores de prensa, Juan José Jiménez.

El pasado jueves, día 19, la agrupación puso en marcha una recogida de firmas. La iniciativa terminó el lunes 23 con un éxito notable. Jiménez estima que en tan solo cinco días que ha durado la campaña se han recopilado alrededor de tres mil suscripciones a favor de que los quioscos recuperen la posibilidad y la autorización para vender tabaco en sus instalaciones. Las hojas de adhesión han estado distribuidas en 18 puestos de la capital segoviana y en la provincia.

Estas firmas ya se han enviado a la confederación estatal a la que está adscrita la asociación segoviana. En el cómputo global de España, Juan José Jiménez cree que se puede superar el millón de adhesiones a la propuesta de los vendedores de prensa y quiosqueros de todo el país.

Sin duda que Segovia ha dado ejemplo a la hora de secundar el regreso de la venta de tabaco en este tipo de establecimientos. De hecho, a pesar del apremio con que se organizó la campaña de firmas, las cerca de tres mil suponen una amplia representación.

Y no es para menos, ya que el arraigo social que existía sobre la población fumadora a la hora de adquirir el tabaco en estos negocios era muy fuerte. El presidente de la asociación segoviana que agrupa a los vendedores de prensa insiste en el daño económico que ha supuesto la implantación de la Ley de Prevención del Tabaquismo sobre sus cuentas.

Pérdidas económicas

El representante segoviano señala que las pérdidas de estos establecimientos pueden ser millonarias. Jiménez no solo alude a los paquetes de cigarros que se expedían, sino a toda una serie de productos asociados a su consumo, como por ejemplo mecheros o chicles.

En este sentido, el representante segoviano calcula que las pérdidas pueden oscilar entre el 30% y el 40%. Un descenso en las cuentas finales de beneficios que podría obligar a muchos propietarios a cerrar sus establecimientos, añade el presidente de la agrupación de Segovia.

Además, Juan José Jiménez considera que el Gobierno central ha cometido un «agravio comparativo» con otros negocios, como restaurantes, bares o salas de juego, donde la actual legislación autoriza la venta de tabaco a través de la pertinente máquina expendedora.