Los conductores de Upalsa esperan un acuerdo con la empresa antes de paralizar el servicio de autobús

Los empleados estudian movilizarse si no pactan con la empresa en la reunión del próximo 1 de febrero

EL NORTEPALENCIA
Los conductores de Upalsa esperan un acuerdo con la empresa antes  de paralizar el servicio de autobús

Los conductores de la empresa Upalsa, concesionaria del transporte urbano en Palencia, no quieren convertir en damnificados de sus reivindicaciones laborales a los usuarios del servicio de autobuses y solo pararán los coches en último caso, si agotan las vías de movilización en el supuesto de que la compañía no se avenga a negociar un convenio colectivo que les permita ver equiparada su condición salarial a la de otros empleados de empresas que prestan servicios al Ayuntamiento. No quieren «hacer daño» a los palentinos que cogen a diario el autobús, según quisieron dejar claro los representantes sindicales de los trabajadores, que en la noche del sábado celebraron una asamblea informativa para analizar en qué punto se hallan las negociaciones del convenio colectivo.

Upalsa ha propuesto a los trabajadores cinco años de congelación salarial, una petición que en ningún caso aceptará la plantilla, igual que otras medidas por las que aboga la empresa, como bajar del 100% al 75% la prestación que cobran los trabajadores a partir del quinto día en caso de incapacidad temporal o suprimir la compensación económica que perciben los empleados en caso de tener que ir a trabajar en un día de descanso. «Cada vez se nos exige más por parte del Ayuntamiento, de la empresa y de los usuarios y eso hay que pagarlo», señalaban ayer representantes de CC. OO, que ponían como ejemplo del desigual salario los 400 euros más que perciben los conductores de Urbaser.

Los trabajadores, que achacan las peticiones de la empresa al hecho de no lograr beneficios en estos primeros años de concesión -es adjudicataria del servicio de transporte público por un periodo de diez años, desde febrero del 2003- debido a las amortizaciones de vehículos, esperarán hasta la reunión del próximo 1 de febrero con la empresa para saber si ésta acepta sus condiciones, aunque, según creen, «Upalsa llegará como mucho al IPC». En ese caso, los 39 empleados se plantearán vías de movilización antes de recurrir a la paralización del servicio de autobuses, una medida que no desean poner en práctica por respeto a los usuarios.