La Cofradía de los titos

Miles de burgaleses degustan dos mil kilos de legumbes en el barrio de Gamonal en honor a San Antón

MARTA RUIZBURGOS
La Cofradía de los titos

Miles de personas comieron ayer Titos en Burgos. Cada 17 de enero, coincidiendo con la fiesta de San Antón, la cofradía de este mismo nombre cocina kilos y kilos de titos para repartirlos entre los burgaleses que quieran acercarse hasta el barrio de Gamonal para probar este plato que ahora no se encuentra entre los más habituales de la gastronomía burgalesa.

La tradición se remonta a la Edad Media aunque fue con la creación de la Cofradía de San Antón cuando se consolidó esta tradición que nació de la caridad a la hora de repartir comida entre los peregrinos que se dirigían hasta Santiago de Compostela.

Desde el año 1.502 la Cofradía de San Antón repite cada año este rito que comienza con una misa en la Iglesia Real y Antigua de Gamonal. Antes incluso de que comiencen los oficios religiosos miles de personas esperan a que se inicie el reparto de los titos. Ayer pese a la lluvia intermitente muchos burgaleses aguardaron una espera de más de dos horas para recoger los titos y, más tarde, poder comerlos tranquilamente en casa. Este año se han cocinado 2.000 kilos de titos para cerca de quince mil raciones. Los titos son una legumbre que en la actualidad no se usa mucho en la cocina cotidiana. Este producto es similar en tamaño y color a los garbanzos. Esta legumbre se cocina con agua, sal, aceite, ajo y pimientos y se tiene cociendo durante varias horas hasta que está lista para comer.

Feliciano es un vecino de Burgos habitual todos los años en esta fiesta de los Titos y ayer aseguraba que antes esta legumbre se usaba «para dar de comer al ganado». Este vecino mientras esperaba su turno para recoger su cazuela aseguraba que «esta tradición es una de las mejores que tiene el barrio». Muchos de los que ayer probaron en su casa los titos solo los comen en este día y esperan ansiosos la llegada de otros 17 de enero.