Los quiosqueros dicen que pierden entre el 15 y el 35% de beneficios por no vender tabaco

Los 50 establecimientos de la capital están convocados a una huelga el día 30 y no se descartan más protestas

P. R.PALENCIA
Los quiosqueros dicen que pierden entre el 15 y el 35% de beneficios por no vender tabaco

La prohibición de vender tabaco en los quioscos con motivo de la entrada en vigor de la Ley de Prevención del Tabaquismo ha generado un fuerte malestar entre los profesionales, que cifran sus pérdidas en Palencia entre un 15 y un 35% de los ingresos totales, en función del tipo de establecimiento. La inmensa mayoría de los cerca de 50 establecimientos repartidos por la ciudad han anunciado que secundarán las medidas de presión convocadas a nivel nacional para exigir al Gobierno que modifique la ley anti tabaco y les permita de nuevo vender cigarrillos.

El presidente de la Confederación de Vendedores de Prensa (Covepress) en Palencia, Pablo Vallejo, señaló ayer que el primer objetivo ha sido aunar a todos los quiosqueros de la ciudad -alrededor de 50-, tanto asociados como no, para participar en la primera medida de presión que ya se ha convocado: una huelga general el próximo día 30 de enero. «Vamos a cerrar todos los quioscos, pero esto es solo una primera medida. No está descartado seguir con las protestas por algo que no consideramos justo», agregó.

Continuidad

De momento, la mayor parte de los quioscos exhiben ya un gran cartel donde se puede leer: «Si el tabaco es un producto legal, ¿por qué yo no puedo venderlo?». Pablo Vallejo incidió en que la venta de cigarrillos ha representado una fuente fundamental de ingresos para los quiosqueros y planteó que, si se mantienen las actuales condiciones, es posible que algunos establecimientos tengan que cerrar. «En medio de una situación económica de rescisión, esta nueva medida ha supuesto un fuerte mazazo», agregó el vendedor. Covepress lleva a cabo estas medidas en toda la geografía nacional. El portavoz del colectivo en todo el país, Juan Vicioso, ha mostrado su rechazo a la ley porque considera que impone al consumidor en qué establecimientos puede comprar. Igualmente, ha incidido en que la Constitución les ampara como «comerciantes y como ciudadanos». Pablo Vallejo confía en que la respuesta de los quiosqueros al cierre del día 30 en la provincia de Palencia resulte mayoritaria.