El temporal de nieve obligó a cortar dos calles de la capital abulense

La línea siete de autobuses urbanos tuvo que ser suspendida por la mañana Todos los accesos de montaña leoneses quedaron abiertos durante la tarde de ayer

S. A. M. O.
El temporal de nieve obligó a cortar  dos calles de la capital abulense

La nieve llegó ayer a algunas provincias de la región y obligó a usar cadenas para circular por diecisiete puertos situados en la red secundaria, así como dificultó la circulación en doce tramos de carreteras de la comunidad, según los datos de la Dirección General de Tráfico, informó Efe.

De los puertos en los que fue preciso usar cadenas, la mayor parte, nueve, se sitúan en León: Picones, Tarna, Fonte da Cova, Monteviejo, Pando, San Isidro, Las Señales, Ventana, y Aralla. En total, a primera hora del día de ayer hacían falta cadenas en 122 kilómetros de carreteras de la provincia. Sin embargo, aunque desde la intensa nevada caída el domingo en gran parte de la provincia de León los puertos de montaña presentaban problemas para circular, a última hora de ayer la DGT informaba que todos estaban abiertos y no necesitaban cadenas.

En Palencia, los problemas causados por la nieve se localizaron en la C-627 a su paso por Cervera de Pisuerga, y la CL-626, en Guardo. A estas dificultades para circular por Castilla y León se sumaron las originadas por la niebla en puntos de la CL-505, en Navalperal de Pinares (Avila); N-1 y AP-1, ambos en Rubena (Burgos), y N-120, en Villafranca Montes de Oca, también en la provincia burgalesa.

El mismo fenómeno meteorológico se registró en Cantaracillo (N-501), en la provincia de Salamanca; en El Espinar, en tramos de la N-VI y AP-61; y en Otero de los Herreros (N-603), ambos en la provincia de Segovia.

Los tramos afectados en Valladolid se situaron en la capital, en la N-601, y en Zamora en Mombuey, en la A-52. En Soria capital, la nieve que cayó a primeras horas del día no llegó a cuajar, mientras que en Salamanca pudieron ver agua-nieve en la ciudad y apreciar los copos que cayeron con intensidad en la provincia, en concreto en Béjar y La Covatilla.

Plan de nevadas en Ávila

La nieve llegó con más fuerza, sin embargo, a la capital y la provincia de Ávila, donde por la mañana fue necesario el uso de cadenas para circular por algunas calles. A pesar de que la ciudad amaneció desnuda de nieve, desde las 07.00 horas comenzaron a caer grandes copos sobre las calles de la capital. A esa hora se activaba el plan municipal de nevadas y se decretaba la alerta entre los miembros de los efectivos sanitarios y de seguridad, según el teniente de alcalde, Félix Olmedo.

A las diez de la mañana, solo una calle -la Ronda Vieja- de las dos que se habían cortado presentaba problemas de tráfico y se suspendía la circulación de la línea 7 de autobuses urbanos. Cinco vehículos esparcidores de sal recorrieron las principales calles de la capital sin la necesidad de que se emplearan cuñas quitanieves, puesto que la nieve que había caído en las calzadas no alcanzaba el espesor necesario para actuar. Pero además, en las labores de limpieza participaron igualmente los empleados de la empresa concesionaria del servicio de limpieza y los operarios municipales de obras y jardines, reforzados por pequeñas máquinas quitanieves tipo 'bob-cat'.

La jornada transcurrió finalmente sin incidencias graves aunque sí con algunos trastornos leves producidos en los vehículos tras el paso de las quitanieves. Por lo demás, según Olmedo, el día fue tranquilo en la ciudad aunque el plan de nevadas se mantuvo activo «por precaución».

Cadenas en 9 puertos

La situación en la provincia, presentaba una estampa algo peor que en la capital. Las máquinas quitanieves incrementaron su actividad desde primera hora del día e incluso a lo largo de la mañana.

A la una y media del mediodía se necesitaba el uso de cadenas en nueve puertos de la red secundaria (la Av-501, en el Puerto de la Lancha y el Puerto de la Cruz del Hierro; en la Av-503, el Puerto del Boquerón; en la Av-900 el Puerto de Navalmoral; la Av-901 en el Puerto de Mijares; la Av-913 en el Puerto de Serranillos; en la Av-922 el Puerto de Pedrobernardo, y en la Av-932 en el Puerto de Peñanegra), aunque a las nueve la obligación se extendía hasta doce puntos de las carreteras provinciales. Además se requería extremar la precaución en las zonas montañosas por la niebla.