Las familias de los muertos en la calle Sauce creen que hay más imputados por el siniestro

Doscientas personas rinden un homenaje a las víctimas del accidente laboral ocurrido hace un año en Burgos

MARTA RUIZBURGOS
Las familias de los muertos en la calle Sauce creen  que hay más imputados por el siniestro

Doscientas personas se concentraron ayer ante el local que el año pasado fue el escenario de uno de los accidentes laborales más graves de Burgos. El bajo de la calle Sauce, donde perdieron la vida diez trabajadores de la empresa Construcciones Arranz Acinas y dos resultaron heridos graves estaba ayer lleno de flores y velas, que aparecían junto a una pancarta con el nombre de todos los afectados en este accidente laboral.

Este local servía hace un año de almacén y vestuario a estos trabajadores, que estaban realizando las obras del carril bici. La deflagración de un bidón de gasolina provocó entonces este accidente. La cobertura de poliuretano del techo del local fue nefasta para los empleados, ya que los gases que desprende al combustionar son tóxicos.

A este sencillo y emotivo homenaje acudieron representantes sindicales, amigos y familiares de los diez fallecidos, que mostraban rostros serios y compungidos. Algunos familiares leyeron un comunicado con motivo del primer aniversario del siniestro en el que afirmaron que la lista de imputados «es muy corta» en comparación con la de las víctimas.

Responsabilidades

«La lista de imputados se queda corta en comparación con la lista de los fallecidos y los heridos», aseguraron, al tiempo que pidieron justicia y que las empresas utilicen todos los medios de seguridad contemplados en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Las familias consideran que, si se incumplió la citada Ley, la empresa tendrá que asumir las responsabilidades que le correspondan, y también el Ayuntamiento de Burgos, en su condición de promotora de la obra del carril bicicleta en la que trabajaban los empleados fallecidos y heridos de Arranz Acinas.

«Estamos hartos de oír que la empresa se ha volcado con las familias. Sí fue cierto durante los primeros días, pero más tarde descubrimos las alegaciones hirientes que presentó a la Inspección de Trabajo», añadieron, y lamentaron que «con tal de no cargar con la responsabilidad del accidente, se culpabilice a unos trabajadores fallecidos».

En el primer aniversario de este siniestro, pidieron a los medios de comunicación que dejen de llamarlo el accidente de la calle Sauce, para designarlo «el accidente de Arranz Acinas, por deseo de las familias». Así, reiteraron que la empresa no cumplía «la más mínima garantía de seguridad» en el local que los empleados utilizaban a modo de vestuario y almacén de maquinaria.

Los secretarios regionales de UGT y Comisiones Obreras también asistieron al acto. Ambas organizaciones han anunciado su intención de presentar recursos ante el auto dictado esta semana por el juzgado número 2 de Burgos, que presenta como imputados a tres miembros de la empresa Arranz Acinas, al considerar que tiene que haber más imputados.