La USAL ofrece como única alternativa realizar las pruebas en Zamora

La decisión de eliminar la sede de Sanabria «es irreversible»

FRANCISCO GÓMEZSALAMANCA
La USAL ofrece como única alternativa realizar las pruebas en Zamora

El vicerrector de Planificación de la Universidad de Salamanca, José María Hernández, insistió ayer, una vez, más en criterios técnicos a la hora de explicar la eliminación de distintas sedes de la institución académica para la realización de las pruebas de Selectividad, entre ellas la de Puebla de Sanabria.

Así, Hernández subrayó que el número de estudiantes hace inviable que el instituto de Valverde de Lucerna cuente con una sede propia, aunque señaló que la Universidad no tendría «mayor inconveniente» en que los alumnos se trasladaran hasta Zamora en vez de a Benavente, como han hecho en los últimos dos años.

La responsable de las pruebas de Selectividad, Inmaculada González, señaló que cada año la Universidad de Salamanca ofrece a los 88 centros de enseñanza que dependen de ella y que no cuentan con sede propia elegir la localidad en la que prefieren realizar las pruebas y que fue la dirección del Valverde de Lucerna la que prefirió en aquel momento desplazarse hasta Benavente.

Por lo demás, la Universidad de Salamanca considera «irreversible» en las actuales circunstancias plantear la reapertura de una sede en Puebla de Sanabria por criterios de «calidad y gestión técnica» y recordó que desde que llegó el actual equipo de Gobierno al rectorado se ha pasado de las 22 sedes anteriores a las 8 actuales. Proceso en el que Salamanca «ha sido la principal perjudicada», al perder las sedes de Alba de Tormes, Armenteros, Guijuelo, Peñaranda y Vitigudino.

José María Hernández aseguró que esta decisión «se ha planteado por activa y por pasiva a las autoridades zamoranas y a los representantes políticos de todos los colores» y señaló que «una vez que se toman las decisiones hay que avanzar y no se puede estar reuniéndose para lo mismo cada quince días».

Sobre la realización de la huelga, el vicerrector salmantino señaló que «no podemos emitir una valoración institucional, porque la educación Secundaria no es de nuestra competencia».

A la espera

El presidente de la Diputación de Zamora, Fernando Martínez Maíllo, sigue a la espera de que el rector salmantino, Enrique Battaner, ponga una fecha a la entrevista solicitada para abordar el problema de la supresión de las sedes de Selectividad en Puebla y Toro, además de otras cuestiones relacionadas con la enseñanza universitaria en la provincia.

El pleno de la Corporación Provincial aprobó en junio una moción de Izquierda Unida, que fue ratificada por unanimidad, en la que se acordaba que la Diputación se dirigiera formalmente al Rectorado de la Universidad de Salamanca con el fin de que mantenga Toro y Puebla como sedes de las pruebas de selectividad junto a Benavente y Zamora.

La moción también ratificaba el apoyo de la Diputación a las movilizaciones que decidan emprender las asociaciones de madres y padres, de estudiantes, los ayuntamientos y la ciudadanía para conseguir este objetivo.

Fernando Martínez Maíllo se ofreció incluso a correr con los gastos que suponga a la Universidad de Salamanca el mantenimiento de las sedes de Toro y Puebla a cambio de que continúen celebrandose allí los exámenes de selectividad. En respuesta a la solicitud de reunión, el vicerrector de Planificación de la Universidad de Salamanca, José María Hernández, indicó que ya se ha entrevistado con Maíllo en dos ocasiones, la última hace un año, «y no podemos estar reuniéndonos cada 15 días».