Respaldo masivo en el primer día de huelga en el centro de Puebla

Solo 20 de los 320 alumnos matriculados entraron a las clases, que se suspendieron Apoyo de todos los colectivos sociales al paro indefinido

ARACELI SAAVEDRAPUEBLA
Respaldo masivo en el primer día     de huelga en el centro de Puebla

La práctica totalidad de los alumnos del instituto de Secundaria de Puebla de Sanabria, el 94%, respaldaron ayer la huelga indefinida convocada por la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA), para reclamar la reimplantación de las pruebas de Selectividad en la comarca, trasladadas a Benavente por decisión del Rectorado de Salamanca. Solo 20 de los 320 alumnos matriculados en el centro asistieron a las aulas, según el recuento efectuado por la dirección del IES.

Hasta la puerta del centro llegaron 23 escolares, pero algunos de ellos regresaron a su casa sin llegar a entrar a las aulas. El resultado del primer día de movilizaciones sorprendió incluso a la asociación convocante de la protesta, que no esperaba este respaldo masivo.

El presidente de la AMPA, Vicente Castro, hizo un balance «muy positivo», y señaló que «la gente ha entendido que la única manera de decir a la Universidad que basta ya es lo que la asamblea ha acordado». Media docena de padres aguardaron durante la mañana a la puerta del centro la evolución de la huelga. Al cierre de la edición, ninguna administración había atendido la petición de mediación de la Consejería de Educación ni se había puesto en contacto con el presidente de la AMPA. Castro recalcó que «los padres tenemos toda nuestra responsabilidad ya desde el momento en que están viendo que los derechos de nuestros hijos se están conculcando. Nuestra responsabilidad es exigir que la prueba que se estaba realizando en el instituto vuelva a su sitio porque el coste para la Universidad es nulo. Los argumentos que da entendemos que no son válidos».

El profesorado, que sí acudió a la reanudación de las clases, no impartió materia porque en la mayoría de las aulas no había alumnos y optaron por actividades alternativas para quienes sí regresaron al aula después del parón navideño. Al final no hubo el esperado respaldo de los centros de Primaria de la comarca.

Autobuses casi vacíos

Los primeros autocares llegaron pasadas las ocho y cuarto de la mañana, prácticamente vacíos. El que más ocupación registró llevaba siete pasajeros. El vestíbulo del centro estaba prácticamente vacío cuando sonó la sirena que marcaba el comienzo de la jornada escolar. Uno de los alumnos de segundo de Bachillerato, Adrián Sotillo, respaldaba la queja «porque nos están quitando esto. Aquí siempre ha habido Selectividad hasta hace dos años y al fin la han quitado. Simplemente pensamos que tenemos derecho a ella».

Los estudiantes reconocen que esta huelga perjudica a los alumnos del último curso de Bachillerato que se preparan para la Selectividad, «pero más nos perjudica que nos la quiten».

Alumnos como Rubén Moreira, de Anta de Rioconejos, a 20 kilómetros de Puebla, no podrían usar el trasporte regular de viajeros a Benavente para examinarse, «porque las pruebas son muy pronto y los autobuses no llegan. Luego tampoco podría volver, así que tienes que ir el día antes, dormir allí y volver después de los tres días de exámenes». Este estudiante cursa segundo de Bachillerato.

El representante de los alumnos en el Consejo Escolar, Andoni Bruña, calificó la medida de «drástica pero necesaria. No es la mejor, pero es la que tenemos a mano. Habrá que apretar un poco las tuercas porque esto tampoco se puede hacer. Ya están quitando demasiadas cosas de aquí. Como nos sigan quitando, ¿qué va ser los siguiente?».

Antonio Castro Villasol, concejal del PP de Puebla, remarcó que estaba allí en su condición de padre. En su opinión, «es el momento de hacer esta presión, a ver si alguien nos escucha de una vez en un sitio de aislamiento en el que estamos metidos. Los padres aguantaremos hasta que se decida algo». En su calidad de concejal, manifestó «el apoyo total del grupo del PP en Puebla al paro que están haciendo los chavales del instituto».

A su vez, el procurador regional socialista Felipe Lubián, profesor del centro afectado, eludió hacer un pronunciamiento, pero indicó que los afectados «están en su derecho» de hacer la huelga. «Están reclamando una cosa, la Selectividad, que consideran que es de justicia que se lleve a cabo la prueba en el centro por las características singulares de la comarca».

La dirección del Centro no se pronunció sobre lo que calificó de «paro».Se limitó a efectuar el recuento de alumnos y lo comunicó a la Dirección Provincial de Educación. Los alumnos que ayer fueron a clase pertenecen a los cuatro cursos de la ESO y a segundo de Bachillerato, mientras que no asistió ningún alumno de primero de Bachillerato. El instituto cuenta con 248 alumnos matriculados en Secundaria y 72 en Bachillerato, de los que unos treinta cursan el segundo curso. A la hora del comienzo de las clases, los 48 docentes dependientes del centro y el personal no docente aguardaban expectantes la llegada, finalmente casi testimonial, de los alumnos.

El alcalde de Puebla, José Fernández, se incorporó a la protesta sobre las nueve de la mañana. A través de un comunicado, la Unión General de Trabajadores mostró su solidaridad con la medida adoptada por el AMPA del Valverde de Lucerna y recalcó «la poca responsabilidad y sensibilidad» del Rectorado de la USAL en la búsqueda de soluciones al problema. UGT recordó que en Toro «al que también prestamos nuestro apoyo y solidaridad», se vive la misma situación.

Otro de los centros de Secundaria afectados por la supresión de tribunales es el de Bermillo. En ambos casos, los respectivos tribunales a los que han sido asignados están en Zamora capital.