La Junta Agropecuaria desalojará a los inquilinos de los bajos de la sede

Alcanza un acuerdo para que los industriales abandonen los locales en el 2007 La junta directiva iniciará los trámites para derribar parte del inmueble

M. J. CACHAZOTORO
La Junta Agropecuaria desalojará a los inquilinos de los bajos de la sede

La Junta Agropecuaria Local ha alcanzado un acuerdo definitivo con los inquilinos que ocupan los bajos comerciales de la sede de este órgano y que permitirá poner en marcha el proyecto de restauración del antiguo edificio, ubicado en la Plaza Mayor de Toro. Santos Calvo, presidente del órgano agropecuario, ha confirmado que uno de los inquilinos, que explota un negocio hostelero, ya ha firmado la orden de desalojo que se producirá en el mes de octubre del 2007. Sobre los otros dos negocios que ocupan los bajos de la Junta Agropecuaria, Calvo ha reconocido que «el acuerdo es inminente», por lo que finalmente ambas partes evitarán tener que recurrir a la vía judicial para determinar la vigencia y validez del contrato de arrendamiento.

Con el desalojo de los comerciantes y hosteleros que, durante unos 30 años han ocupado estos bajos comerciales, la Junta Agropecuaria pretende retomar el proyecto de restauración de su sede. Como ha reconocido Calvo las negociaciones con los inquilinos han sido complicadas y se han prolongado durante dos años, después de que la Junta Agropecuaria propusiera a los afectados un incremento de las cuotas en concepto de alquiler, hasta en un 40%, como denunciaron públicamente los inquilinos. Una vez revisado el contrato de arrendamiento, la Junta Agropecuaria Local decidió iniciar los trámites necesarios para desalojar a los industriales con el objetivo de restaurar los locales y una vez adecentados, obtener una mayor rentabilidad por el alquiler de los mismos.

En este sentido, el presidente del órgano agropecuario ha dejado claro que los comerciantes y hosteleros afectados «van a tener casi dos años de margen» para poder trasladar sus negocios a otros locales de la ciudad, ya que en el acuerdo alcanzado entre ambas partes «tampoco se contempla la posibilidad de hacer una reserva para estos inquilinos o la posibilidad de que puedan ser realojados de nuevo en los bajos de la Junta Agropecuaria».

Una vez alcanzado este acuerdo definitivo con los hosteleros y comerciantes, la Junta Agropecuaria Local se ha marcado como principal objetivo retomar el proyecto de restauración de la sede, ubicada en la Plaza Mayor de la ciudad. Así, según Calvo, el primer paso será solicitar las autorizaciones necesarias para proceder al derribo de una parte del inmueble, aunque también está previsto llevar a cabo una reordenación interna del mismo.

No obstante, tal y como se detalla en el anteproyecto encargado por el órgano agropecuario, el Ayuntamiento de Toro ha comunicado a los responsables de la entidad que no podrán derribar la fachada con vistas a la Plaza Mayor de la ciudad, al tratarse de un edificio catalogado.

Por último, Calvo ha destacado que la pretensión de la Junta Agropecuaria es convertir su sede en «un edificio moderno y más funcional».