No se han presentado denuncias por fumar en sitios no autorizados

M. J. P.ZAMORA

Ni la Subdelegación del Gobierno ni la Policía Municipal de Zamora han recibido denuncias por fumar en locales públicos o por cualquier otra vulneración de la nueva normativa. Tampoco los sindicatos UGT y Comisiones Obreras han registrado quejas o denuncias relacionadas con la aplicación de la Ley del Tabaco o con situaciones en las que la ansiedad por no poder fumar haya ocasionado tensiones. Tener que salir a la calle para fumar un pitillo rápido disuade a muchos trabajadores, sobre todo con las bajas temperaturas que se arrastran. Alguna salida para el café o por cuestiones de trabajo se aprovecha para romper la abstinencia obligada en los centros de trabajo.

El 95% de los bares y cafeterías de la ciudad han optado por permitir fumar en sus instalaciones. En hoteles y restaurantes donde está prohibido no se han producido incidentes. De hecho, la mayoría de los clientes suelen aguantar durante toda la comida sin fumar y encienden el cigarrillo después, aunque en casos extremos salen a la calle entre plato y plato o a la llegada del café.

Ceniceros

En los edificios administrativos los funcionarios han seguido la norma esta primera semana de manera escrupulosa. En la Junta de Castilla y León no se fuma desde finales de octubre, y en la sede de la Subdelegación del Gobierno se retiraron todos los ceniceros de los despachos particulares. Más papista que el Papa, el subdelegado, Carlos Hernández, fumador empedernido de dos paquetes de cigarrillos diarios, decidió dejarlo definitivamente y sin ayuda el mismo día 1 de enero.