Hacienda eleva las deducciones de las empresas por los gastos de sus empleados en viajes

J. A. B.COLPISA. MADRID

Hacienda ha elevado desde el pasado día 1 las cantidades que se pueden deducir las empresas por los gastos que tienen sus empleados en los viajes de trabajo, al aprobar una actualización media del 2% para todas ellas. Este tramo libre de impuestos ha estado casi cinco años congelado, lo que ha supuesto un perjuicio evidente tanto para las arcas de las compañías como para el bolsillo de los trabajadores, que han visto como las cuantías de sus dietas no se equiparaban en muchos casos a la subida real de los precios -que se han incrementado en más de quince puntos porcentuales desde entonces-.

Las sumas exentas del impuesto de la renta (IRPF) por motivos profesionales -gastos de locomoción, manutención o alojamiento- permanecían invariables desde febrero del 2001, momento en el que la Administración aprobó su último incremento, justo cuando la inflación subía el 4% en tasa interanual, con un diferencial de casi un punto y medio sobre el nivel de la zona euro. Ahora la situación es parecida, ya que el índice de precios de consumo en España aumentó el 3,4% en noviembre pasado respecto al mismo período del 2004, mientras que la diferencia con la media europea alcanzaba ya los 1,6 puntos.

El petróleo también ha mermado los recursos de empresas y empleados, pues el carburante utilizado por éstos en sus viajes profesionales no ha dejado de encarecerse a pesar de que el fisco no les permitía, en compensación, deducirse más gastos en el IRPF.