Las aerolíneas perdieron en el 2005 cinco mil millones por el alza del crudo

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo calcula para este año un impacto de 3.500 millones

JULIO DÍAZ DE ALDACOLPISA. MADRID
Las aerolíneas perdieron en el 2005  cinco mil millones por el alza del crudo

El alza del precio del petróleo durante el 2005 generó unas pérdidas aproximadas de cinco mil millones de euros a las aerolíneas, según un informe de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA). La organización, que subraya que los costes del sector se disparan cada vez que el crudo repunta, estima para este año un impacto de cerca de 3.600 millones de euros. La IATA trabaja con las autoridades de aviación aérea y los responsables de los principales aeropuertos de todo el mundo para consensuar prácticas más eficientes que permitan ahorros en la factura del combustible.

La IATA, que engloba a cientos de aerolíneas de todo el mundo, ha revisado a la baja su cálculo inicial sobre el daño para el sector desde los 6.274 millones de euros que preveía a mediados del 2005 hasta 4.964 millones. La razón, explicaron fuentes de la organización, ha sido el mejor comportamiento del precio del crudo respecto a los niveles que se calcularon entonces. A pesar de la mejora, las compañías aéreas señalan al carburante como uno de los principales riesgos en un negocio marcado por una fuerte competencia. Prueba de ello es el incremento del barril de queroseno -el combustible que usan los aviones-, que a lo largo del 2005 se encareció el 43,5% respecto al anterior ejercicio.

El aumento acumulado desde el 2000 se eleva al 200%. En ese periodo, las pérdidas derivadas del 'efecto petróleo' ascienden a más de 35.000 millones de euros. Las expectativas para el 2006 no son muy halagüeñas ya que «no contemplan reducciones significativas del precio», añade la IATA. El barril de Brent, el crudo de referencia en Europa, ha comenzado el año al alza y ayer se cotizaba en el entorno de los 63 dólares por barril. «Cada dólar que sube el precio del petróleo se añaden mil millones de dólares a los costes del sector», advierte la organización.

La IATA desarrolla en el ámbito internacional una serie de interesantes iniciativas de ahorro de combustible. Por ejemplo, la que denominan 'ahorra un minuto'. Sus técnicos trabajan con los responsables de navegación aérea y las autoridades de aviación civil, los controladores aéreos y otros estamentos para intentar mejorar la eficiencia de los procedimientos de vuelo. El objetivo es ahorrar un minuto del tiempo que las naves permanecen en el aire en cada trayecto. Solo con ese paso, asegura la organización, la rebaja anual en los gastos del sector sumaría 850 millones de euros. «Además, se reducirían las emisiones de gases contaminantes», añade.

Rutas hacia China

Otro de los programas abiertos es el de la reorganización de las rutas. La apertura de nuevas líneas directas (punto a punto) y el realineamiento de las ya existentes supondría un ahorro de otros 850 millones cada año. El año pasado, apuntaron fuentes de la IATA, la flexibilización de las rutas de entrada en China y algunas mejoras en otros países de alto tránsito generaron recorte de 400 millones de euros. Otro de los proyectos en marcha se refiere a la mejora de la gestión de los aterrizajes, los despegues y los tiempos de permanencia en pista. Aspectos en los que ya se está trabajando en los aeropuertos de México y Hong Kong. Muestra de la necesidad de una pronta reforma es el caso de un vuelo cualquiera entre Lisboa-Fráncfort. El avión debe pasar siete controles y desviar su ruta de forma notable respecto a la más lógica y rápida.

Iberia -que en los seis primeros meses del año pasado gasto en queroseno 600 millones de euros, el 30,8% más que en el 2004- destaca los esfuerzos de la IATA y subraya que «la creación de un cielo único europeo, algo sobre la que ya trabaja la Comisión Europea, logrará importantes ahorros», explicó un portavoz de la aerolínea. La compañía de bandera, que afronta una etapa de ahorro de costes, trabaja ahora en la negociación de los contratos de suministros de carburantes para los próximos meses. Las denominadas coberturas, que le garantizarán un precio fijo e independiente de las fluctuaciones del mercado. Un sistema en el que, según reconocen el resto de aerolíneas, los técnicos de Iberia suelen lograr grandes rebajas.