Inés París unirá las plumas de Cervantes y Shakespeare en 'Miguel & William'

J. V. MUÑOZCOLPISA. TOLEDO

Ayer se iniciaron los ensayos y las pruebas de maquillaje de la película 'Miguel & William', el último proyecto de la directora Inés París en el que se recreará un supuesto encuentro entre Miguel de Cervantes y William Shakespeare, dos escritores que acabarán convirtiéndose en enemigos por los amores de una mujer. Juan Luis Galiardo en el papel de Cervantes y el británico Will Kemp en el de Shakespeare serán los actores principales de esta comedia en la que también intervendrán Elena Anaya, Josep Maria Pou y Geraldine Chaplin.

Precisamente ayer Galiardo, como representante de la sociedad Miguel y William S.L. y Antonio Saura, en representación de Zebra Producciones, firmaron un convenio con la Junta de Castilla-La Mancha para la coproducción de esta película cuyo rodaje comenzará el 27 de febrero. Toledo, Cuenca y Guadalajara serán las provincias donde se rueden los exteriores mientras que las escenas de interior se grabarán en Madrid. El presupuesto de la película es de 6 millones de euros y la Junta aportará un 10% convirtiéndose así en coproductora.

La trama de esta cinta se centra en Leonor de Vibero (Elena Anaya), hija de un comerciante español instalado en Inglaterra, una joven apasionada por el teatro que debe abandonar Londres y regresar a Castilla para contraer matrimonio con el Duque de Obando (Josep Maria Pou), un viudo acaudalado y poderoso. Leonor deja en Londres a un amante desolado, William Shakespeare, un prometedor autor de comedias al que gustan tanto los placeres de la carne como el aplauso del público. Ya en España Leonor conoce a Cervantes, antiguo soldado y literato que ha perdido la confianza en sí mismo. Usando su capacidad de seducción le convence para que escriba una comedia con la que celebrar su matrimonio con el duque. La historia se complica cuando aparece Shakespeare. Leonor, que hace pasar a William por un criado, ve la ocasión de unir el talento de ambos escritores. Durante un tiempo Cervantes y Shakespeare ignoran la existencia el uno del otro escribiendo con el convencimiento de que ella es la que aporta nuevas ideas. Pero los autores descubren la trama convirtiéndose en enemigos.