Bruselas da luz verde a la compra de O2 por parte de Telefónica

La española debe cumplir su compromiso de abandonar la alianza de operadoras FreeMove, con la que tratan de hacer frente a Vodafone

AGENCIAS| BRUSELAS

La Comisión Europea ha autorizado hoy a Telefónica a comprar el operador británico de telefonía móvil O2, con la condición de que la empresa española abandone la alianza de operadoras FreeMove, para poner fin a las preocupaciones de Bruselas sobre el mercado de servicios de itinerancia. "Con el final de su pertenencia a esa alianza las dudas manifestadas quedan eliminadas y la Comisión puede aprobar la fusión", afirmaba la institución en un comunicado.

La Comisión ha identificado, al estudiar la operación, problemas relacionados con los servicios de itinerancia (interconexión cuando se viaja a otros países, "roaming"), debido al actual sistema de alianzas de operadoras que se han creado para ofrecer esos servicios. Según el análisis de la Comisión, existía preocupación por el hecho de que la operación podría generar problemas de competencia en el mercado de servicios de itinerancia, ya que las dos empresas pertenecen a alianzas diferentes para ofrecer esos servicios.

Telefónica forma parte de FreeMove, en la que también intervienen varios gigantes europeos del sector, como France Telecom, Deutsche Telekom y Telecom Italia. Por su parte, O2 integra la alianza Starmap, formada por compañías más pequeñas pero con una estructura similar. El análisis de la Comisión indica que, como resultado de la operación, O2 pasaría con toda probabilidad de Starmap a FreeMove o al menos se alinearía con esta última, lo que resultaría en un aumento de costes para las compañías que no formen parte de FreeMove. Ese aumento de costes afectaría especialmente al Reino Unido, donde no habría ningún suministrador de servicios de itinerancia independiente de FreeMove, con excepción del grupo Vodafone, añade el comunicado.

A fin de aliviar esas preocupaciones y evitar una investigación en profundidad de la compra, Telefónica se comprometie a dejar la alianza FreeMove "lo antes posible" y a no retornar a ella "sin el consentimiento previo de la Comisión durante los próximos años", señalaba un comunicado oficial.

La Comisión investiga a FreeMove y Starmap por prácticas restrictivas

Por otra parte, la Comisión ha señalado que continúa la investigación que abrió en 2004 sobre FreeMove y Starmap para asegurar que ambas alianzas cumplen con las normas comunitarias sobre prácticas comerciales restrictivas. El caso ha sido analizado por el comisario de Mercado Interior y Servicios, el irlandés Charlie McCreevy, ya que la comisaria de Competencia, la holandesa Neelie Kroes, quien había formado parte del consejo de O2 antes de incorporarse a la Comisión, se ha inhibido del asunto.

La decisión de Bruselas da vía libre a Telefónica para concluir la Oferta Pública de Adquisición (OPA) de acciones de Telefónica sobre O2. La operación fue anunciada el 31 de octubre y está valorada en 17.700 millones de libras (unos 26.000 millones de euros). Un 60,49 por ciento de los accionistas de O2 acudieron al primer plazo de la OPA, que concluyó el 12 de diciembre, y el segundo plazo se cierra el próximo jueves, y la operación estaba supeditada a la autorización de la Comisión Europea.

Telefónica ofrece 200 peniques (unos 2,9 euros) por cada acción de O2, que tiene 24,6 millones de clientes en Reino Unido, Alemania e Irlanda, unos ingresos de 9.800 millones de euros y un resultado operativo bruto de 2.600 millones de euros.