La demora en la asistencia sanitaria es la queja repetida de los pacientes en Zamora

Castilla y León es la cuarta comunidad que acumula más denuncias Adepa exige más traumatólogos y oftalmólogos

EL NORTEZAMORA
La demora en la asistencia sanitaria es la queja repetida de los pacientes en Zamora

La demora en la atención sanitaria es la queja más repetida de los pacientes zamoranos, según se desprende de la memoria anual de la Asociación El Defensor del Paciente. Zamora ocupa el sexto lugar de las nueve provincias de Castilla y León en el número de reclamaciones recibidas por esta asociación durante el año pasado, con 59 casos de los 915 denunciados en toda la región.

Esta cifra coloca a Castilla y León entre las cuatro comunidades autónomas con peor atención sanitaria si se tiene en cuenta el número de quejas. La más denunciada es Madrid (3.989 casos), seguida de Andalucía (1.1102) y de la Comunidad Valenciana (956 casos).

El Hospital Clínico Universitario de Valladolid, el Hospital de León, el Río Hortega de Valladolid, el Universitario de Salamanca y el General Yagüe de Burgos son, por ese orden, los más denunciados de la comunidad. Respecto de los servicios y patologías que acumulan más denuncias son, como ocurre en el resto de españa, traumatología y ginecología y obstetricia. En tercer lugar está la cirugía general, seguida de las urgencias y de las ambulancias.

Por lo general, las quejas y reclamaciones más comunes recibidas en Adepa durante el año 2005 tienen que ver con la demora en la prestación de servicios hospitalarios y centros médicos, la insuficiente información que ofrecen dichos servicios y la desatención en las urgencias hospitalarias, además de los casos graves de presuntas negligencias o errores médicosanitarios. El 40% de estos casos se han judicializado y tienen como denominador común los errores de diagnóstico.

Condiciones laborales

En Castilla y León, señala esta asociación, se han enquistado los problemas sanitarios, «con un deterioro permanente y constante por la fuerte carga asistencial, donde las condiciones laborales de los médicos y la falta de plantilla repercuten de manera negativa en la calidad sanitaria que recibe el paciente». Como ejemplo de la tensión laboral que existe en los hospitales de la región, menciona las movilizaciones en el Clínico de Valladolid o en el Río Carrión de Palencia.

Ausencia de inversión presupuestaria para atender a usuarios desplazados a otras comunidades; localidades que distan una hora o más del centro sanitario más cercano; falta de unidades del 112 y escasos medios aéreos; ambulancias que acuden sin médico o la falta de transporte para el propio personal sanitario, que debe desplazarse en su propio vehículo para las visitas domiciliarias en ciudades distintas, son las principales necesidades sanitarias de la región.

Desde Adepa se advierte de que la lista de espera quirúrgica en Castilla y León se ha incrementado respecto del año anterior, lo que pone en evidencia la ineficacia del plan programado para reducirla, por lo que se aconseja hacer una valoración de los recursos disponibles, dotar de tecnología a los hospitales, mejorar la planificación y contratar mayor número de especialistas, principalmente en traumatología y oftalmología, que son las más demandadas.

El Hospital Clínico de Salamanca, el Hospital General Yagüe de Burgos y el Hospital Clínico de Valladolid son los que cuentan con cifras más altas en la lista de espera. Apunta además esta asociación de perjudicados por decisiones médicas que en Castilla y León cada vez crece más la sanidad privada, sin que se busquen soluciones para la pública.

El Defensor del Paciente incide además en su memoria anual en el gran volumen de la lista de espera general, con más de 400.000 pacientes en España que precisan de cirugía. Aunque la lista ha bajado en algunas comunidades, puntualiza la asociación, «las cifras son engañosas, pues la espera es alarmante en pruebas diagnósticas y especialidad y sabemos de sobra que las secuelas y el agravamiento de la patología se genera durante el largo tiempo de espera entre el diagnóstico y la cita con el especialista, con lo que no sirve que se reduzca la lista quirúrgica».

Sanidad privada

Adepa expresa también su preocupación por la cantidad de denuncias y reclamaciones que llegan de clínicas privadas. Concretamente, realiza un llamamiento a las consejerías de Sanidad para que luchen de forma más drástica contra la profusión de clínicas, principalmente de estética, odontológicas y oftálmicas que no reúnen los requisitos sanitarios y donde abunda el intrusismo.