Medio millar de funcionarios del Estado pueden flexibilizar su horario

Las mujeres maltratadas tendrán derecho a solicitar el traslado y una excedencia sin plazo máximo Las medidas entraron en vigor el 1 de enero

N. C. A. N.
Medio millar de funcionarios del Estado pueden flexibilizar su horario

Más de medio millar de empleados públicos de la Administración General del Estado que prestan servicios civiles en la provincia de Zamora pueden beneficiarse de las medidas del Plan Concilia, que prevé iniciativas como la flexibilización de horarios, la reducción de jornada para atender a familiares con una enfermedad grave, la sustitución de los días de lactancia por la ampliación de la baja por maternidad, los permisos de paternidad de diez días o el derecho de las mujeres maltratadas a solicitar el traslado o una excedencia por tiempo indefinido.

El subdelegado del Gobierno en Zamora, Carlos Hernández, espera que este plan, además de favorecer la conciliación de la vida familiar con el trabajo y mejorar las condiciones laborales de los funcionarios, aumente su bienestar y satisfacción y, en consecuencia, repercuta «indirectamente en una mayor eficacia en el ejercicio de la función pública».

Hernández insiste en que la filosofía de este plan, que ha sido pactado con las centrales sindicales y que en Zamora ha recibido ya peticiones, es adaptar la administración pública del Estado a las necesidades de la sociedad. «Con la finalización de la jornada a las 18 horas en el régimen ordinario se busca más flexibilidad para atender a los hijos», apunta el subdelegado del Gobierno en Zamora, antes de explicar que el Plan Concilia permite afrontar situaciones familiares especiales «sin necesidad de pedir una excedencia, como ocurría antes».

Algunas de estas medidas ayudarán a todos los funcionarios por igual, como la reducción de horas fijas semanales, que pasan de 32 a 27,5 para los empleados dependientes de la administración central, o el permiso de hasta dos meses para ausentarse en caso de una adopción.

Sin embargo, muchas otras iniciativas están encaminadas a facilitar el trabajo a la mujer. Hay que tener en cuenta que si hace 15 años el 64% de los funcionarios eran hombres, actualmente más de la mitad de los empleados públicos son mujeres (50,3%). Pero no se olvida del hombre y también prevé una serie de propuestas para que los padres colaboren en la educación de sus hijos.

En Zamora, según datos contabilizados a fecha 1 de enero del 2006, son 566 los empleados públicos que tienen posibilidad de aprovecharse del Plan Concilia -439 funcionarios y 127 laborales-, y en Castilla y León se elevan a 13.583. Cada año, alrededor del 1% de las empleadas públicas tienen un hijo, y la mitad de los funcionarios tienen a su cargo un hijo menor de 16 años o una persona mayor de 65 años.

En defensa de las víctimas de malos tratos, se crea una excedencia sin límite de tiempo para que las mujeres se puedan acoger a una asistencia social integrada y hacer más efectivas las medidas de protección. No será necesario haber trabajado para la Administración del Estado un tiempo previo mínimo. Al mismo tiempo, las trabajadoras que necesiten cambiar su lugar de residencia tendrán facilidades para solicitar el traslado.

Personal civil

Estas medidas entraron en vigor el 1 de enero, tras su publicación el 27 de diciembre en el Boletín Oficial del Estado. La iniciativas se aplicarán al personal civil que presta su servicio a la administración pública central, mientras que quedan al margen los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las Fuerzas Armadas, así como los de la Administración de Justicia (247) y los Entes Públicos (270), aunque estos organismos irán redactando instrucciones internas para adaptarse al Plan Concilia.

El personal con nivel de complemento de destino 28 o superior está excluido, dado que prestan unos servicios en régimen especial de dedicación. Pero hay otra excepción, el personal docente o laboral del Ministerio de Educación que preste servicios en los centros educativos.

Además, el Plan Concilia prevé una serie de mecanismos para que se cumplan las jornadas y los horarios de trabajo establecidos y para determinar los niveles de absentismo que se produzcan. Los sindicatos ven con buenos ojos un plan que satisface muchas reivindicaciones y aseguran que no redundará en un menor trabajo de los funcionarios. «Este acuerdo, que consideramos muy positivo, debería hacerse extensible a la empresa privada y así lo vamos a plantear en las próximas negociaciones colectivas, en los convenios que se negociarán en el 2006 y en los del 2007», señala la secretaria provincial de UGT, Nieves García.