Memoria viva

JAVIER GARCÍA ESCUDERO

LAS víctimas del franquismo y de la Guerra Civil recibirán a lo largo del año 2006 varios homenajes como consecuencia de dos aniversarios muy significativos: en abril se cumplen 75 años de la proclamación de la II República y el 18 de julio, 70 desde el inicio de la Guerra Civil. Así lo van a demandar las asociaciones de familiares de las víctimas, especialmente desde la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, y contarán con la colaboración del Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero.

Pero más allá de posibles polémicas futuras (y conviene recordar que ya en el 2002, con José María Aznar en La Moncloa y mayoría absoluta del PP en el Congreso, se condenó por primera vez el franquismo de manera oficial), aquí en Palencia nos quedamos con hechos y nombres más propios y cercanos, como por ejemplo los que acaba de recordar el cirujano Albano de Juan en el libro 'Los médicos de la otra orilla. La represión franquista sobre los médicos palentinos (1936-1945)', que ha publicado la editorial Cálamo, dentro de su línea de promover un conocimiento mayor de los autores o de los temas palentinos.

Albano de Juan ha recordado a los facultativos fusilados, exiliados o encarcelados, y ese simple ejercicio sirve para reparar su sufrimiento y tratar de mantener viva esa memoria. Y como en el desenterramiento de restos de fusilados de fosas comunes y su posterior traslado a los cementerios de las localidades palentinas en que vivieron, sin ánimo de venganza, sin ira, tan solo con el afán de rescatar del olvido a estos médicos, de devolverles la dignidad y de apartar la losa que cayó sobre ellos por el simple hecho de defender valores democráticos hoy vigentes, como ha señalado acertadamente el propio Albano de Juan.