El difícil arte de contar en corto

M. L.MADRID

«Siempre he oído decir que el cuento es uno de los géneros literarios más difíciles; y siempre he tratado de descubrir por qué la gente tiene tal impresión respecto de lo que considero una de las formas más naturales y básicas de la expresión humana», escribió O'Connor sobre el arte de narrar en corto en el ensayo 'El arte del cuento'. «Un cuento compromete, de un modo dramático, el misterio de la personalidad humana», había afirmado esta escritora que dedicó mucho espacio a teorizar sobre los pormenores de su obra.

«Para el escritor de ficciones, en el ojo se encuentra la vara con que ha de medirse cada cosa; y el ojo es un órgano que además de abarcar cuanto se puede ver del mundo, compromete con frecuencia nuestra personalidad entera. Involucra nuestra facultad de juzgar. Juzgar es un acto que tiene su origen en el acto de ver. En la ficción, salvo en muy contadas ocasiones, el trabajo no consiste en decir cosas, sino en mostrarlas». También dijo que «un buen cuento no puede ser reducido, solo expandido».