«Los grandes actores son los que dominan casi todo»

Interpreta un nuevo papel televisivo en la serie 'Mis adorables vecinos', que hoy estrena temporada

MERCEDES RODRÍGUEZMADRID
«Los grandes actores son los que dominan casi todo»

A los 21 años y después de 12 en la interpretación, Miguel Ángel Muñoz vive un momento dulce profesionalmente. Triunfa en su gira teatral por toda España con la obra 'El cartero de Neruda', intervendrá en la película 'Los Borgia' y cuenta con un nuevo papel televisivo en 'Mis adorables vecinos'. Su proyección es la de un artista integral: interpreta, canta y baila, aunque estas dos últimas actividades tuvo que aprenderlas deprisa para trabajar en 'Un paso adelante', la serie que le dio la popularidad.

Artista precoz, a los nueve años realizó su primer papel para la película de Jaime de Armiñán 'El palomo cojo' y dice que a los 15 años ya tenía muy claro que quería ser actor. Vive para ello y da pasos certeros, sin marearse con la nube de fans que arrastra.

-Su personaje en 'Mis adorables vecinos' es el de un monitor de aerobic, un chico sencillo, de barrio, responsable, muy deportista y con objetivos claros ¿Tiene algo que ver con él?

-Un montón de cosas. Así como no tenía mucho que ver con Rober ('Un paso adelante') sí me siento muy identificado con este personaje, Juan, porque es deportista, sano, no toma alcohol, se preocupa por superarse; está sacando las oposiciones a policía y tiene metas claras. También me parezco a él en que me siento un chico normal.

-De niño ya protagonizó en 'El palomo cojo' y parece que su vocación fue muy prematura...

-No. Con nueve años me lo pasaba bien pero a esa edad no tienes claro nada. Cuando tenía 15 años ya sabía que ese era el camino que quería seguir. La única premisa que me pusieron mis padres fue que aprobase los estudios y eso lo hice. Pero de no haber sido actor mi otra vocación hubiera sido futbolista. Jugué en los alevines del Real Madrid y a día de hoy sigo practicando.

-Parece que aspira a ser un artista integral porque interpreta, canta, baila....

-El arma de trabajo de un actor es el cuerpo, tenemos que saber dominar tanto los sentimientos y la expresión corporal. Eso conlleva saber danza, manejar un arma, esgrima, montar a caballo y también cantar y bailar. Los grandes actores de la historia del cine o del teatro son aquellos completos, integrales, que dominan casi todo.

Sin prisa

-Tiene una gran ambición

-Me tomo muy en serio todo lo que hago, me planteo retos y metas que son ambiciosos, pero sin ninguna prisa.

-¿Su buen físico es una de las bazas con las que juega?

-El físico que la vida te ha regalado es importante porque tienes más posibilidades de hacer ciertas cosas. Te marca sin que lo elijas y tienes que sacarle provecho. Para 'Un paso adelante' tuve que adaptar mi cuerpo al personaje porque yo antes era un chico casi escuálido, bastante delgadito y me dijeron que me tenía que poner las pilas e ir a un gimnasio porque el papel requería una complexión más fuerte.

-¿No bailaba antes de 'Un paso adelante'?

-No tenía ni idea. De hecho, me daba mucha vergüenza y ese ha sido uno de los mayores retos que he tenido en estos años porque entre mis compañeros el que no era bailarín había tomado clases durante cinco o seis años.

-Se ven algunas imágenes en que le persiguen las fans ...

-Si encima que te gusta tu trabajo hay gente se interesa por él y que te espera cuando vas a los sitios es muy reconfortante. También es cierto que el fenómeno de las fans se ha desmadrado en estos últimos tres años.