El dinámico arranque de las rebajas supera las previsiones del comercio

Los establecimientos atribuyen parte del éxito a que el primer día de los descuentos haya sido sábado

HENAR ROBLESPALENCIA
El dinámico arranque de las rebajas supera las previsiones del comercio

Diez de la mañana y gente apiñada en las puertas de los comercios. Las grandes cadenas se llevaron ayer la palma en el primer día de rebajas, aunque había público para todos. Los comerciantes palentinos se mostraron satisfechos e incluso sorprendidos por el arranque de la campaña de rebajas de invierno y atribuyeron el éxito al hecho de que el primer día de descuentos fuese sábado.

Las grandes cadenas hicieron grandes cajas, pero comercios tradicionales como Cebrián, Zis Zas o Pantalón recibían también inesperadas avalanchas de clientes. «Estas rebajas han tenido mucho ambiente. Viene más gente que otros años por el día que es y estamos muy contentos», destaca una de las empleadas de Cebrián Mujer. Y es que, a las 13 horas, había más de un centenar de personas en el establecimiento en el que trabaja y casi una cuarta parte guardaban cola frente a la caja.

Los descuentos de los artículos han arrancado con 30 y un 40% de rebaja en la mayoría de los establecimientos, especialmente en los textiles. El calzado presenta un descuento ligeramente inferior, aunque el movimiento de público en las zapaterías de la Calle Mayor dejaba entrever la gran acogida de las rebajas en la capital.

La joya de la corona del grupo textil Inditex, Zara, volvió a ser el establecimiento electo por el gran público. La gente se agolpaba en la fila a la espera de pagar sus artículos. La sección de ropa femenina era la más concurrida, pero el departamento infantil y de caballeros tuvo un goteo constante de público, que se concentró a última hora de la mañana.

Esta imagen se repetía en Berskha y Stradivarius, los segundos escalones del mencionado Grupo Inditex. El lleno total era palpable en estas tiendas especializadas en ropa para jóvenes y adolescentes. Los descuentos oscilaban entre los dos euros que desciende una camiseta y los treinta que han bajado las cazadoras o el calzado. Las tres tiendas de Amancio Ortega más el establecimiento que dispone de ropa de otras temporadas, Zara Lefties -cuyos artículos no se han rebajado más- abrieron ayer en horario ininterrumpido. Esto es, sin descanso alguno a la hora de la comida.

Así que las zonas peatonales de la ciudad mostraban ayer una imagen de ajetreo y bolsas de papel. Algún rezagado apuraba unos regalos de Reyes ya pasados. Y otros cambiaban lo recibido por lo deseado. «He venido a cambiar un jersey para mi hijo y me he encontrado con este aluvión de gente. Soy de Madrid y allí las rebajas empezaron el día 2, así que no sabía que aquí comenzaban hoy», explicaba una madre, azorada por la vorágine de Zara.

Por las calles, muchas madres con sus hijos que tiraban del brazo de su progenitora cuando querían entrar en una tienda determinada. ¿El destino?: invertir el dinero navideño en las rebajas.

La opinión generalizada de los clientes es que los descuentos no son mayores que otros años. «No habrá mucha rebaja pero prenda a prenda se nota», explica Francisco Javier Barcenilla mientras espera en una gran cadena.

Los descuentos de los establecimientos con primeras marcas son los que, finalmente, se notan más en la cartera. En Zara una falda ha descendido de los 29,90 a los 14,90 euros, mientras que la misma prenda, firmada por una conocida marca presenta una rebaja de 70 euros en un comercio tradicional (antes costaba 246,50 euros y ahora se puede adquirir por 176).

Hay público para todos los gustos, quienes piensan que la calidad se paga y quienes prefieren ahorrar con los pequeños descuentos,pero en varias prendas. Y todos tiene cabida en las rebajas, que se prolongarán durante los dos próximos meses.