Aguas del Duero ordena reponer las losetas dañadas de Puentecillas

Las siliconas utilizadas para proteger el pavimento original han dañado las nuevas losas

JOSÉ MARÍA DÍAZPALENCIA

A punto de ser declarado bien de interés cultural por la Junta de Castilla y León, el puente de Puentecillas no ha ofrecido en los últimos días su mejor aspecto, porque a pesar de la limpieza de sus muros y de la eliminación de la maleza nacida entre los sillares, el nuevo pavimento, que se colocó tan solo hace dos meses, se encontraba totalmente deteriorado, ofreciendo una triste imagen de abandono.

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Palencia se ha puesto en contacto con la Sociedad Estatal Aguas del Duero, que gestiona la restauración del puente, para que se retiren las losetas dañadas y se reponga adecuadamente el pavimento.

Los operarios de Aguas del Duero comenzaron ayer la retirada de las losas que presentaban desconchones y roturas para colocar otras nuevas que puedan soportar mejor las inclemencias del clima y los cambios bruscos de temperaturas.

El concejal de Obras, Jesús Merino, explicó ayer que los técnicos han podido determinar que los daños sufridos por las losetas a los pocas semanas de su colocación se deben a una reacción provocada por la lluvia y las bajas temperaturas en las siliconas que se colocaron bajo las losetas para proteger el pavimento original del puente, que fue hallado cuando se efectuaban las obras de restauración.

Como un ácido

Merino indicó que con el objetivo de proteger los primitivos sillares del puente, que salieron a la luz hace unos meses cuando se retiró el pavimento, se había colocado una mezcla de arenas especiales y siliconas. Sin embargo, las bajas temperaturas y las lluvias han llevado a que estas siliconas actúen como un ácido sobre las piedras situadas en la superficie, que han comenzado a agrietarse y pulverizarse.

El edil de Obras explicó, que a instancias del Ayuntamiento, Aguas del Duero ha comenzado ya la retirada de las losetas dañadas para colocar otras que no resulten afectadas ni por las bajas temperaturas ni por los productos utilizados para proteger el pavimento inferior, que forma parte de la estructura original.

La restauración de Puentecillas se enmarca en la segunda fase del Plan de Riberas Urbanas y se presenta como la actuación más espectacular de este proyecto, que tiene como objetivo la recuperación de las márgenes del río Carrión como lugares para el ocio y el disfrute de los ciudadanos.