Un largo recorrido

Los Reyes Magos no olvidan ningún punto de la geografía palentina en el desfile de color y de ilusión en la tarde y la noche más mágicas del año y más esperadas por los niños

INÉS QUIJANO Y N. ESTALAYOSALDAÑA
Un largo recorrido

Los Reyes Magos fueron ayer especialmente hábiles, ya que pudieron recorrer toda la provincia. Pueblos pequeños y grandes disfrutaron ayer de la visita de los Magos de Oriente, que llenaron de colorido y de ilusión calles, plazas y casas. En Saldaña, el desfile partió del recinto ferial y este año con un atractivo especial: Melchor, Gaspar y Baltasar estrenaron carrozas. La construcción de estos particulares vehículos también ha sido asumida por el Ayuntamiento, con la colaboración de la Asociación de Amas de Casa y de la peña La Chispa. La cabalgata recorrió los principales rincones de la villa saldañesa para terminar en la plaza de España, donde se encuentra el Ayuntamiento. El belén instalado allí en estos últimos días se convirtió ayer en un belén viviente. Castañeras, lavanderas y pastores dieron vida a los alrededores del portal de Belén, donde la Virgen, San José y el Niño esperaban la llegada de los Reyes Magos. El colorido de la cabalgata en Saldaña estuvo arropado por cientos de personas, que disfrutaron del desfile y del chocolate con bizcochos que se repartió al final.

En Aguilar de Campoo, cinco carrozas y un centenar de personas arroparon a sus Majestades hasta la Plaza Mayor. Los Reyes estrenaron decoración en sus carrozas, porque la estrella, la luna y el sol del año pasado fueron sustituidos por una gran corona, una mariposa y una concha. El desfile partió del ferial para llegar hasta la plaza, donde los Reyes dieron un pregón dirigido a todos los niños. Otras dos carrozas, en las que viajaban los pajes, acompañaron a los Reyes. Los jóvenes de la villa y artesanos de Reinosa han trabajado en la decoración de las carrozas, mientras que las amas de casa han confeccionado los trajes.

Los Reyes desfilaron también por la residencia de la tercera edad, donde estuvieron acompañados por la Virgen, San José y el Niño. Allí les esperaban los 75 residentes y trabajadores del centro cantando villancicos. Los Magos de Oriente extendieron también sus regalos a la residencia de los Desamparados y al centro Luis Guanella.