Las visitas a la ermita de la Huerta de Guadián de Palencia crecen el 21% tras la polémica con Muriel

Ermita de la Huerta de Guadián./Antonio Quintero
Ermita de la Huerta de Guadián. / Antonio Quintero

El templo se incorporará como sede para ExpoAire, como demandaba la edil de Cultura, mientras que el grupo artístico organizador pretendía usarlo solo como almacén

RICARDO S. RICOPalencia

Tras la reunión entre la edil de Cultura, Festejos y Turismo, Laura Lombraña, y el presidente del Grupo Muriel, Alberto Rodríguez, en la que pudieron solventarse las diferencias surgidas en relación al uso de la ermita de la Huerta de Guadián durante la celebración de ExpoAire, el trigésimo quinto aniversario de esta muestra se celebrará otorgando una especial importancia al templo, que se incorpora a la exposición como sede. En el interior se expondrán algunas de las obras de artistas reconocidos. De este modo, la ermita, bien de interés cultural y máximo exponente del románico en la capital, permanecerá abierta al público en San Antolín y podrá ser visitada de 10:30 a 14:00 y de 18:00 a 21:00 horas entre el 27 de agosto y el 2 de septiembre.

La polémica surgida ha traído consecuencias positivas para la ermita, que ha visto cómo ha aumentado en un 21% la cifra de visitas. Así, según los datos de Turismo, entre el 1 y el 15 de agosto de 2018, el templo recibió a 311 visitantes, mientras que en el mismo periodo de este año la cifra se elevó a 377.

La edil de Festejos sostenía que la ermita de San Juan Bautista no puede permanecer cerrada en una de las semanas del año en que más visitantes recibe Palencia. Así, disponía la cesión de la ermita durante la noche para que las obras se guardasen de una forma segura, o bien ponía a disposición casetas para su almacenaje. Incluso propuso integrar la ermita dentro de la muestra, opción finalmente escogida.

Por su parte, el Grupo Muriel aseguraba que ni el horario restringido ni las casetas para guardar las obras eran opciones viables. La primera, porque supondría personal para abrir la exposición doce horas diarias en vez de tres, y la segunda, porque el seguro no cubre la custodia de las obras en una caseta.