La villa del dulce llega a Aguilar de Campoo

Una de los puestos instalados ayer en la Feria del Dulce de Aguilar de Campoo. /Nuria Estalayo
Una de los puestos instalados ayer en la Feria del Dulce de Aguilar de Campoo. / Nuria Estalayo

Una veintena de productores participan en la octava edición de la Feria del Dulce

NURIA ESTALAYO Aguilar de Campoo

Se corta un trozo de queso de castaña, se le añade una anchoa y si se tiene un rico Verdejo en casa, lo riega con ello tras un delicado saboreo; o si prefiere, puede adquirir esas mermeladas de huerto y lumbre y depositar las elaboradas con pétalos de rosa sobre un recién horneado salmón. Y más tarde, mojar los exquisitos hojaldres, rosquillas, pastas, tartas o quesadas con miel o en los sabrosos orujos. Todos estos golosos ingredientes se pueden adquirir este fin de semana en la Feria del Dulce de Aguilar de Campoo, que comenzó en esta mañana, 11 agosto, con bastante movimiento aunque fue bajando al mediodía con la llegada de las altas temperaturas.

Pero para combatir el calor, entre las 22 casetas que se han instalado en la Plaza de España, se encuentra, como novedad en esta octava edición, un encantador carrito de los helados que ofrece su producto elaborado con leche del ganado propio que pasta en las montañas leonesas. La mayoría de los expositores proceden de Castilla y León, pero también hay otros que se han trasladado de otras zonas como Asturias, Cantabria, País Vasco, Madrid y La Rioja. Y desde estos lugares, incluida la villa aguilarense y otras poblaciones de la comarca, ha llegado una gran variedad de dulces y también galletas que resultan de lo más tentadores. Entre la mercancía ofertada no falta el pan ni las empanadas, ni las gominolas ni las garrapiñadas.

Además de alegrar el paladar, el paseo por la feria también ofrece otros entretenimientos como son las actuaciones de los Dulzapiteros de la villa y de los Gaiteros de Moaña. Y para los más pequeños se han programado diversos talleres en los podrán elaborar llaveros de fieltro, cubrechupachups, y palmeritas de hojaldre. «Aguilar de Campoo es una villa enmarcada en el mundo del dulce, porque aparte de las dos grandes fábricas de galletas, hay varios artesanos en la localidad que se dedican a la elaboración de pasteles y otros dulces por eso esta feria es emblemática», comentaba ayer el concejal de ferias, Diego Pérez, quien aseguró que el 80% de los comerciantes repiten «porque les interesa y a nosotros también nos interesa porque traen productos de calidad».

Al finalizar la feria en la tarde de mañana, domingo 12 de agosto, se hará entrega de los premios al mejor dulce, al más original y al stand con mejor presentación.

 

Fotos

Vídeos