«Me han hecho sentir como un auténtico criminal, ahora voy a defenderme»

Toni Speranza./J. C. D.
Toni Speranza. / J. C. D.

Toni Speranza, propietario del bar La Birrería de Guardo, deja la presidencia de los hosteleros para lavar su imagen tras una sentencia por ruidos

JOSÉ CARLOS DIEZGuardo

El presidente de la Asociación Comarcal de Hostelería de Guardo, Toni Speranza, ha presentado recientemente su dimisión «visto que desde hace unos días estoy en los periódicos como si fuera un peligroso criminal, trasformando mis días de relax en un auténtico infierno», en referencia a la sentencia que obliga al Ayuntamiento de Guardo a abrir un expediente por ruidos al local conocido como La Birrería del que fuera copropietario.

Este establecimiento, en cumplimiento de la sentencia, deberá clausurar la terraza cubierta instalada en su exterior y sus equipos musicales. La sentencia, además obliga al Ayuntamiento a abrir un expediente sancionador tras las denuncias de un vecino por exceso de ruido.

«Ha llegado el momento de concentrar todas mis fuerzas en defender mi imagen y el pan de mi familia de un individuo que desde hace seis años me esta haciendo la vida imposible con cientos de denuncias por cualquier cosa y que, además, está minando mi salud fisica y mental», argumenta Speranza en su escrito de dimisión.

En lo referente a su labor como presidente de la Asociación Comarcal de Hostelería, indica que «han sido dos años muy intensos y con grandes satisfacciones y ha sido para mi un autentico placer y honor trabajar para este colectivo. En cuanto al proyecto de la asociación explica también que «es un proyecto muy importante y ambicioso para nuestra comarca, pero yo hoy no tengo la fuerza ni la tranquilidad para seguir adelante, pero espero que alguien coja la idea y la realice. Y creo que es necesaria», comenta Speranza.

Dentro de su escrito de dimisión, también ha querido dar las gracias a quienes le han apoyado pública y privadamente, así como a quien se ha quedado al margen de las críticas.

También defiende su gestión al frente del colectivo. «Dejo en cuenta 4.444,54 euros y he conseguido 3.000 euros de subvención para el año 2018, que se deberán justificar. También hay una pagina web que está en marcha y pagada para todo el ano 2018», explica, al tiempo que asegura que «me voy con la conciencia tranquila de haber hecho y trabajado en los límites de mi posibilidad para todo el sector, pero como decía antes, he de defender mi pan con todas mis fuerzas y pensar cual va a ser mí futuro», argumenta, mientras insiste en su deseo de que «alguien se haga cargo de la «sociación y la lleve a ser importante en cualquier mesa, tal y como se merece».

Por su parte, la vicepresidenta del colectivo, Paula Heras, ha asegurado que «debemos reunirnos y evaluar la dimisión. Somos un equipo y si se admite su dimisión, yo también me iré. Si eso sucede habrá que elegir una nueva directiva», recalca Heras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos