La rumba también tiene sabor de Montaña

Camela durante su actuación en Aguilar. /Nuria Estalayo
Camela durante su actuación en Aguilar. / Nuria Estalayo

Camela llega al corazón de los vecinos de Aguilar de Campoo en la despedida de las fiestas de San Pedro y San Juan

NURIA ESTALAYOAguilar

A rebosar, abarrotada, atiborrada, a tope. Así estaba la noche del sábado la Plaza de España de Aguilar de Campoo para recibir a Camela. Y el público a la espera, impaciente por que comenzara el espectáculo y deseoso de ver al grupo, se puso a clamar su nombre para animar a sus miembros a subir al escenario.

Sí, fueron numerosos los seguidores que no quisieron perderse esta celebrada cita musical y acudieron hasta la villa aguilarense. Muchos y de todas edades, incluso niños de tierna edad lucían en sus brazos el nombre de Camela y no paraban de gritar eufóricos cuando aparecieron Dioni Martín y Ángeles Muñoz en escena ni después cuando comenzaron a cantar y continuaron ofreciendo su repertorio.

Camela actuó ante un público entregado que creó un ambiente de lujo. El repertorio comenzó fuerte y terminó mejor con 'Cuando zarpa el amor'. El actual dúo realizó un recorrido por el pasado y el presente del grupo en el que no faltaron sus canciones más conocidas ni tampoco algunos de los temas más recientes. 'Sueño contigo', 'Háblale de mí', 'Lágrimas de amor', 'Has cambiado mi vida', 'La más bonita', por citar algunos de los títulos que se escucharon durante el concierto de la localidad palentina, brindando a los espectadores una antología de los 25 años que conmemoran este 2019 con su disco recopilatorio 'Rebobinando'.

Dioni y Ángeles interactuaron con el público, hablando, comentando, preguntando, expresando su asombro de tener seguidores de tan corta edad. Asimismo, colmaron la curiosidad de los asistentes, aclarando esa duda que a tantos les intrigaba: ¿son pareja? ¿son hermanos? ¿qué relación hay entre ellos? Ellos dejaron claro que son cuñados, Dioni está unido a la hermana de Ángeles, aclararon. El público se dejó mimar, coreó las canciones, gritó, aplaudió y sobre todo, lo pasó estupendamente. Una maravilla de concierto que dejó a los asistentes llenos de entusiasmo.