160 residentes extranjeros se nacionalizaron en la provincia en 2018

Oficina de extranjería en la subdelegación de Palencia./Marta Moras
Oficina de extranjería en la subdelegación de Palencia. / Marta Moras

El porcentaje de personas que adquirieron la nacionalidad creció más del triple respecto a 2017

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

Los residentes extranjeros que se nacionalizaron en la provincia creció en 2018 más del triple (333,33%). Así lo manifiesta el Instituto Nacional de Estadística (INE), que refleja el incremento de nacionalidades respecto al año 2017, cuando tan solo 48 extranjeros obtuvieron el pasaporte español. Dato que contrasta con el actual, pues 160 ciudadanos, de todos los puntos del mundo, fueron a partir de 2018 palentinos y españoles. A pesar de ese incremento, 2018 está por debajo de la media del último lustro, en el que casi 200 residentes extranjeros obtuvieron la nacionalidad española. La franja de edad entre los 30 y los 34 años es la mayor al representar casi el 20% de los nacionalizados (29). Por su parte, entre los 50 y los 54 ofrece un único nacionalizado, mientras que cinco habitantes la consiguieron tras cumplir los 65 años.

De los 160 nacionalizados, 127 la obtuvieron a través del método de residencia, mientras que los 33 restantes la lograron de otra forma. La nacionalidad por residencia exige que la persona haya vivido en España durante 10 años de forma legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición, mientras que por opción es a través de un beneficio que la legislación ofrece a extranjeros que se encuentran en determinadas condiciones para que adquieran la nacionalidad española como por ejemplo los sujetos a patria potestad de un español, o personas cuyo padre o madre hubiera sido español y hubiera nacido en España.

La nacionalidad de origen más frecuente entre las personas que adquirieron la nacionalidad en Palencia fue la de Marruecos con 64 casos, seguido de Colombia (28), Paraguay (13) y Perú (11). Registros similares a los que se ofrecen en el resto del país, donde 25.372 marroquíes obtuvieron la nacionalidad española. Al igual que en Palencia, a continuación se situaron países sudamericanos y de Centroamérica y el Caribe. Por su parte, entre los países asiáticos destacó Pakistán con 2.058 nacionalizados. En Palencia, solo uno.

Y es que durante el 2018 más de 90.000 personas se nacionalizaron en España, lo que supuso un aumento del 36,6% respecto al año anterior. De esta forma, el 47,1% de las personas extranjeras fueron hombres, mientras que casi el 53% fueron mujeres. Por edad, las personas entre 30 y 39 años constituyeron el grupo más numeroso en cuanto adquisiciones de nacionalidad española. En cuanto a los modos de adquisición de la nacionalidad, 69.810 casos fueron por residencia y 20.876 por opción. Esta última modalidad se dio sobre todo entre los menores de 20 años (93,8%).

Por comunidades autónomas, Cataluña (20.036 casos) y Comunidad de Madrid (17.787) concentraron el 41,6% de las adquisiciones de nacionalidad española en 2018. Por su parte, Extremadura (686) y La Rioja (718) fueron las regiones con menor número de nacionalizados entre sus residentes. Castilla y León, con casi 3.000 casos, es la novena comunidad autónoma, situada entre Castilla-La Mancha (3.142) y Baleares (2.863).

Si se compara la población extranjera residente al inicio de 2018, las mayores intensidades del fenómeno de adquisición de nacionalidad se dieron en País Vasco (4,3%), Navarra (3,9%) y Asturias (3%). Por el contrario, los menores porcentajes los reflejaron Baleares (1,2), Andalucía (1,4) y Canarias (1,4).

El INE publica desde el año 2015 la estadística de adquisiciones de nacionalidad española de residentes. Su objetivo principal es proporcionar el número de personas que, teniendo su residencia habitual en España, consiguen la nacionalidad durante el año de referencia, habiendo tenido previamente la nacionalidad de otro país o la condición de apátrida. Se excluye, por tanto, a las personas que han adquirido nacionalidad española residiendo en otros países, y se excluyen también aquellos procesos en los que se obtiene la nacionalidad por causa de origen (por simple presunción o adopción) o por consolidación (posesión de estado a quienes ya actúan como españoles).