Renault recupera el turno de noche en Palencia a finales de abril con 500 trabajadores

La plantilla de Renault Palencia en abril de 2018, cuando se contabilizó el vehículo siete millones fabricado en las instalaciones palentinas desde su puesta en servicio hace ahora 41 años. /EL NORTE
La plantilla de Renault Palencia en abril de 2018, cuando se contabilizó el vehículo siete millones fabricado en las instalaciones palentinas desde su puesta en servicio hace ahora 41 años. / EL NORTE

La fábrica palentina incrementará la cadencia de producción hasta los 1.100 vehículos diarios gracias a la recuperación de las ventas de los modelos Kadjar y Mégane que se ensamblan en las instalaciones de Villamuriel de Cerrato

Julio G. Calzada
JULIO G. CALZADAPalencia

La factoría de Palencia arranca un equipo de noche tras el lanzamiento de una nueva Fase de Kadjar y las buenas perspectivas de Mégane. Ambos modelos son fruto de la llegada de los Planes Industriales a España. Este equipo estará integrado por cerca de 500 trabajadores, han indicado fuentes de la compañía automovilística que preside en España el vallisoletano José Vicente de los Mozos.

La puesta en marcha de este turno se produce meses después de que la firma del rombo decidiera el fin del turno de noche en Palencia, a finales de julio del año pasado, lo que supuso la no renovación de cerca de 800 contratos en aquel momento. El regreso a la actividad durante las 24 horas del día en la planta palentina es consecuencia del lanzamiento en este mes de enero de la comercialización de Nuevo Kadjar, una nueva versión que progresa en confort, calidad y ergonomía. El éxito comercial de este modelo tras su lanzamiento, unido al aumento de la demanda de Mégane, provoca un incremento de la producción de la factoría de Palencia, lo que llevará aparejada la puesta en marcha del equipo de noche a partir del 29 de abril.

La factoría de Villamuriel de Cerrato aumentará a partir de esa fecha, justo después del parón laboral de la Semana Santa, a los 1.100 vehículos por día, lo que significará un aumento de la cadencia desde los 900 diarios de media que ensambla esta fábrica en estos momentos.

La llegada de Kadjar y Mégane a la fábrica de Palencia es fruto de los Planes Industriales firmados con la representación sindical, cuya incidencia en las plantas españolas ha resultado un éxito.